Twerking: la polémica danza urbana que suma cada vez más seguidores

Se trata de un danza que requiere un gran dominio del cuerpo. Las tucumanas se animan a practicarlo.

27 Ene 2020

El twerking o Twerk es un estilo de danza cada vez más popular. Forma parte de la enorme cantidad de ritmos y estilos que las comunidades afroamericanas y latinas de Estados Unidos aportaron a la cultura urbana. Este polémico y seductor baile nació en Nuevo Orleans en la década del 90. Consiste en intensos movimientos de glúteos y cadera encendidos con la cadencia del dancehall, el reggaetón y similares. Exige un gran dominio del cuerpo y una gran energía.

“Es mucho más que el simple ‘perreo,’ como se lo llama en las fiestas, el Twerk nació en barrios marginales como una forma de expresión liberadora y revolucionaria. Es un tipo de baile muy sexi”, cuenta Angie Giménez, bailarina y profesora de twerking.

La práctica de esta danza permite un ejercicio muy completo en el que se tonifican las piernas, glúteos, abdomen y espalda baja; ayuda a perder peso y mejora al circulación sanguínea. “Físicamente es muy exigente, se necesita mucha fuerza y flexibilidad. Es tan complejo algunas veces que creo que ni entrenamiento funcional demanda tanto esfuerzo”, sostiene Raquel Dios, bailarina y profesora de twerk.

La popularidad cada vez mayor del reggaetón y otros estilos de música urbana permitió que el “perreo” sea conocido y sume cada vez más practicantes al género. En 2013 se convirtió en un fenómeno viral, luego de que Miley Cyrus incorporara un paso de twerk en una de sus presentaciones en vivo. Ese año, de hecho, la palabra twerk fue la segunda más buscada en google (la primera fue selfie).

La popularidad del estilo también ha generado una polémica sobre su práctica. Muchos sostienen que es una simple exhibición del cuerpo mientras que sus defensores aseguran permite crear un espacio de autoconocimiento, diversión, diálogo y salud.

 “Es liberador porque permite desplegar tu sensualidad, te da seguridad y te hace sentir atractivo. Nos ayuda a dejar de lado la timidez que pesa sobre nuestro propio cuerpo”, agrega Dios.

Polémica mediante, el número de aficionados al twerking sigue creciendo sin importar las críticas, como ha pasado muchas veces a lo largo de la historia de la música y la danza. Esto lo sabe el tango, el jazz, el rock y otros estilos de música moderna de raíz afroamericana.

Comentarios