Los demócratas abren el juicio político para destituir a Trump

Los senadores escucharon los cargos contra el presidente, acusado de abuso de poder y obstrucción de las facultades del Congreso.

17 Ene 2020
1

MOMENTO SOLEMNE. El jefe de Justicia de los Estados Unidos, John Roberts, les toma juramento a los senadores.

WASHINGTON.- El diputado demócrata Adam Schiff leyó ayer los cargos que la Cámara de Representantes le imputa a Donald Trump. Al frente de la comitiva de siete miembros de la cámara baja que acudió al inicio formal de juicio en el Senado, Schiff abrió así el proceso político por abuso de poder y obstrucción al Congreso que el presidente afrontará a partir del martes.

Las formalidades de la apertura se extendieron durante todo el día. El presidente de la Corte Suprema de los Estados Unidos, John Roberts, prestó juramento para presidir el tercer juicio político contra un mandatario norteamericano. También lo hicieron todos los miembros del Senado, que ejercerán como jurados

La Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, había iniciado en septiembre una investigación oficial para determinar si contaba con base jurídica para lanzar el impeachment contra el inquilino de la Casa Blanca, acción que emprendió en diciembre. El abuso de poder citado por la cámara baja incluye la retención por parte de Trump de U$S 391 millones en ayuda de seguridad para Ucrania. Según los demócratas, esta medida buscaba presionar a Kiev para que investigue al ex vicepresidente Joe Biden, el más probable rival del mandatario en la elección presidencial del 3 de noviembre.

Así, Trump está acusado de haber presionado a su par ucraniano, Volodimir Zelenski, para que abriera dos investigaciones: una sobre las supuestas corruptelas del precandidato demócrata y su hijo, Hunter Biden, en el país europeo, y otra sobre la desacreditada teoría de que fue el Gobierno de Kiev, y no el de Moscú, el que interfirió en las elecciones de 2016,

Según los demócratas, Trump condicionó a la apertura de estas dos investigaciones una ansiada visita de Zelenski a la Casa Blanca y la continuación de la ayuda militar que Estados Unidos le ha dado a Ucrania en el marco de la guerra en la cuenca del Donbas.

Aunque la mayoría de la cámara baja está convencida de que Trump buscaba perjudicar a Biden de cara a las elecciones presidenciales de 2021, él ha defendido en todo momento su inocencia. Insiste en que no hubo un quid pro quo con Zelenski y denuncia que es víctima de una caza de brujas por parte de los demócratas.

Además, el presidente ha mostrado seguridad con relación a que la mayoría republicana en el Senado tumbará el impeachment. Es el tercer presidente de Estados Unidos en someterse a un juicio político tras los demócratas Andrew Johnson (1868) y Bill Clinton (1998). Richard Nixon dimitió antes de llegar a este punto.

Revés previo

Mientras tanto, la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO), un observatorio oficial independiente, acusó a la Casa Blanca de violar la ley al retener ayuda militar para Ucrania por razones políticas. La GAO recordó que el presidente tiene un margen estrecho y limitado para congelar fondos del Departamento de Defensa y rechazó los argumentos dados por la Oficina de Gestión y Presupuestos (OMB) de la Casa Blanca, que justificó la paralización de la ayuda con la excusa de que entraba en conflicto con la política exterior del mandatario.

“La ley no permite a la OMB congelar fondos por razones políticas”, advirtió el responsable del observatorio, Thomas H. Armstrong, cuya oficina examinó el alcance de la decisión que adoptó la Casa Blanca en el verano de 2019. Si bien la evaluación de la agencia significa un revés para Trump, no está claro cómo o incluso si figurará en su juicio en el Senado, dado que permanecen en el aire asuntos clave como si comparecerán testigos o si se considerarán nuevas pruebas.

La GAO es vista como una agencia de auditoría de las labores del Gobierno federal y suele asesorar a los legisladores, las entidades gubernamentales y las organizaciones no gubernamentales sobre cómo se gastan los dólares de los contribuyentes. Los demócratas dijeron que el informe de la GAO muestra la importancia de que comparezcan en el Senado testigos y que se consideren nuevos documentos en el juicio.

“Esto refuerza, nuevamente, la necesidad de documentos y de testigos presenciales en el Senado”, transmitió la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en una rueda de prensa. (Reuters-Europa Press)

Comentarios