Piden la detención del cura Lorenzo, acusado de abuso sexual a menores

El abogado de las víctimas sostiene que hay riesgo de fuga y de entorpecimiento de la investigación.

08 Dic 2019
1

El sacerdote Eduardo Lorenzo era confesor de Julio Grassi, sacerdote condenado por abuso sexual infantil y corrupción de menores.

El abogado de las víctimas del cura Eduardo Lorenzo, Juan Pablo Gallego, aseguró hoy que las pruebas de abuso sexual que pesan sobre el sacerdote "son irrefutables y abrumadoras" y solicitó que la jueza de la causa "tome medidas para la detención" del acusado.

"Estamos frente a un violador salvaje que ha provocado daños físicos a las víctimas. Las pruebas son irrefutables y abrumadoras", destacó Gallego en diálogo con A24.

El letrado indicó que las cinco víctimas eran menores de edad al momento de ser abusadas por el cura Lorenzo en "distintas fechas y circunstancias".

"La jueza -Marcela Garmendia- tiene que tomar las medidas para su detención. Posee todos los elementos para hacerlo", solicitó el abogado y denunció que tanto víctimas como testigos fueron amenazados para no continuar con la denuncia.

El sacerdote dirigió en la década de los 90 a un grupo scout de la iglesia Rosa Mística, en Berisso. Luego fue derivado a la parroquia San Benito, en la localidad bonaerense de Olmos. Entre 2001 y 2002 trabajó en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes. En el 2007 ejerció como párroco de la Iglesia Inmaculada Madre de Dios de Gonnet.

El Arzobispado de La Plata negó haber interferido en la investigación contra Lorenzo, aunque reconoció haber enviado una carta a uno de los denunciantes, instándolo a evitar "un constante ataque mediático" hacia la Iglesia.

Durante los últimos años se desempeñó como capellán del Servicio Penitenciario Bonaerense. La primera denuncia data del 2002 pero recién en marzo del 2019 se reabrió la causa, y en julio último el Arzobispado decidió separar del cargo al cura.

Gallego sostuvo que "la Iglesia le construyó una casa grande en Caritas de La Plata para que pueda vivir allí".

El sacerdote Lorenzo, confesor del padre Julio César Grassi, está acusado de cometer abuso sexual a al menos tres adolescentes entre 1990 y 2008, en una causa que investiga la fiscal de La Plata, Ana Medina.

El pasado 1° de diciembre, el Arzobispado de La Plata negó haber interferido en la investigación por presuntos delitos de abusos y corrupción de menores contra Lorenzo, aunque reconoció haber enviado una carta a uno de los denunciantes, instándolo a evitar "un constante ataque mediático" hacia la Iglesia.

En noviembre pasado se sumó un cuarto denunciante y hace pocos días una quinta persona, tras leer los artículos periodísticos, se animó a denunciar los presuntos abusos.  

A raíz de esto, el padre de una de las víctimas solicitó a la jueza Garmendia la inmediata detención ante "el peligro de fuga" y de "obstaculización de la investigación. (Télam)

Comentarios