El peso de las expectativas

Por Gustavo Córdoba / Director de Zuban Córdoba y Asociados

08 Dic 2019
1

El presidente electo Alberto Fernández visitó ayer los municipios de Las Juntas y El Rodeo (Catamarca), junto con la gobernadora Lucia Corpacci y el mandatario electo de esa provincia Raúl Jalil.

La Argentina se encamina a un nuevo recambio democrático. Un gobierno electo legítimamente asumirá el poder la semana que viene, y con el se abre una nueva etapa política.

Desde el regreso de la democracia las transiciones y las asunciones de nuevos gobiernos han generado mucha expectativa en la sociedad y en los analistas, tanta que se habla siempre de la famosa “luna de miel” ese periodo que se inicia cuando asume un presidente y los ciudadanos estarían dispuestos a esperar que se produzcan resultados.

Nos propusimos analizar las expectativas y las percepciones de los argentinos sobre esta nueva etapa en nuestro último estudio nacional, junto al periodista económico Damián Di Pace, poniendo el foco en el tema que más desvela al país: la economía.

Lo primero que nos encontramos es que el nuevo gobierno asumirá con un margen bastante considerable de imagen positiva. Un 56% de los argentinos tiene buena imagen de Alberto Fernández, mientras que el presidente saliente tiene solo un 38%. Estos números suelen ser usuales en todas las transiciones, siempre la opinión pública muestra tendencias favorables al nuevo gobierno mientras que juzga al gobierno saliente por las expectativas no cumplidas.

Un 45% de los encuestados en el país cree que la situación económica mejorará dentro de un año, y el resto de divide entre estará peor y estará igual de mal. Un 40% resulta un buen número, aunque no llegue a ser mayoritario

Esas expectativas también se ven reflejadas cuando preguntamos sobre la situación personal. Un 40% afirma que no llega a fin de mes, y los porcentajes restantes se dividen entre los que afirman estar endeudados o haber usado ahorros para sobrevivir. Solo un 2,7% afirma que ahorra bastante.

Un 50% parece mantener esperanzas de que el nuevo gobierno logrará resolver la situación económica, mientras que más de un 40% está dispuesto a esperar entre uno o dos años a que la situación mejore.

Sin dudas a primera vista parecen todos números favorables al próximo gobierno. Sin embargo, es difícil dilucidar si la nueva gestión contará con un periodo de gracia y cuánto tiempo exactamente durará ese periodo si es que existe.

Construir expectativas es un proceso difícil, defraudarlas y generar bronca o resignación es extremadamente fácil. El sector que asumirá el 10 de diciembre tiene sobre sus hombros la inmensa responsabilidad de gestionar las expectativas sociales y de evitar que un nuevo gobierno sea percibido como un fracaso.

El gobierno que encabeza Alberto Fernández, también deberá tener una actitud plural y demostrar que tiene con que afrontar este proceso de crisis que estamos atravesando. Construir consensos mas allá de su propio espacio político, entender las expectativas y ansiedades sociales para justamente, comenzar a salir de la crisis y con una gran dosis de pragmatismo, al menos en los primeros tiempos de su gobierno.

Comentarios