Desde Tucumán a Buenos Aires en una carrera por el reencuentro

María Silvia Gutiérrez la ganadora del concurso para suscriptores de LA GACETA y MacDonald’s participó de la maratón M5K para reencontrarse con su mamá enferma.

21 Oct 2019 Por Ana Daneri
1

“LAS MUJERES CORREMOS”. Un momento de la maratón realizada en la ciudad de Buenos Aires, organizada por la empresa McDonald’s.

María Silvia Gutiérrez llega sobre la hora después de viajar más de 1.200 kilómetros y de atravesar una ciudad colapsada por cortes de tránsito y actos polìticos. Tiene que ubicarse al final de las 6.000 mujeres inscriptas en la novena edición de la maratón de MacDonald’s.

Desde el escenario, el conductor Joaquín “El Pollo“ Álvarez entusiasma a la multitud con la cuenta regresiva. Maru, como la llama todo el mundo, mira la marea de camisetas rosas que ocupa varias cuadras de Puerto Madero. Hace tan sólo un año que cambió las clases de bachata y salsa por el running. Corrió un par de maratones en Tucumán por deporte pero esta vez el motivo es otro. Maru está allí por su madre. Los cinco kilómetros de carrera son un plus.

Tiene 37 años, es ingeniera en Sistemas y docente de la Universidad Tecnológica de Tucumán. Un año atrás, a su mamá, Silvia Teseira, le diagnosticaron cáncer de hígado. Después de muchas idas y vueltas a Buenos Aires tuvo que quedarse allá para el tratamiento. Desde entonces, hace ya tres meses, Maru no volvió a verla.

Cuando encontró el concurso para los sucriptores de LA GACETA pensó que era la oportunidad perfecta para reencontrarse con ella y pasar juntas el día de la madre. “A veces hay que estar predispuesto para que se alineen los planetas”, reflexiona y agrega que cree más en las “causalidades” que en las “casualidades” y en que la suerte es menos azarosa de lo que parece. Contó con la ayuda de mucha gente. Sus colegas, apenas se enteraron de su participación, empezaron a difundirla entre sus contactos para darle los votos de ganadora.

“Cuando le conté a mi mamá, ella abrió grandes los ojos; no podía creerlo.” cuenta, “Está un poco bajoneada por su enfermedad, pero también por estar lejos. Perderse el nacimiento de mi sobrino o pasar su cumpleaños sola fue muy difícil para ella”, añade.

Como un paseo

La carrera arranca las 5 en punto. Mujeres de todas las edades se largan a correr la maratón más grande de Latinoamérica. Madres, hijas, sobrinas, amigas de todos los tamaños y edades. También algunas corredoras profesionales que arrancan desde las primeras filas.

“La M5K de McDonald’s es una carrera diferente; que desde los inicios fue pensada exclusivamente para las mujeres y para que pueda ser disfrutada también por su familia”, explica Silvina Seiguer, directora de Comunicaciones de McDonald’s.

“Las mujeres corremos” es una propuesta inédita que tuvo su primera edición el 30 de octubre de 2010. Como cadena de comida creemos que es muy importante incentivar la actividad física por eso ideamos una carrera corta y sencilla. Para muchas mujeres esta es su primera experiencia en una maratón”, destaca Seiguer. Y es así, durante el recorrido puede verse a algunas mamás empujando cochecitos, caminando y charlando, disfrutando más del paseo que de la competencia en sí.

Maru cruza la meta luego de 35 minutos a buen ritmo y sin detenerse a caminar. En los hombros lleva la bandera argentina con la leyenda “Tucumán” escrita en el centro; es la casa donde espera llevar de vuelta a su mamá. Y quién sabe, tal vez para la próxima edición la traiga a correr. Después de todo, en un mundo de causalidades a la suerte tan solo hay que darle un empujoncito.

Comentarios