Enfocados en la vuelta

Boca y River, tras jugar en la Superliga, apuntan con todo al partido del martes.

20 Oct 2019

“Martes, martes, martes”. El país futbolero no habla de otra cosa que del duelo revancha por las semifinales de la Copa Libertadores entre Boca y River. El juego parece de vida y muerte y así lo hacen saber en cada uno de los búnkers.

Por eso, luego de los partidos que ambos equipos jugaron el viernes por la Superliga, el análisis de esos juegos quedaron en un segundo plano. Los protagonistas sólo apuntaron a un duelo crucial que nadie piensa dejar librado al azar.

Mientras en La Boca estudian variantes y analizan las estrategias que le pueden dar al equipo dirigido por Gustavo Alfaro la posibilidad de revertir el rotundo 0-2 de la ida, en Núñez miran con optimismo el juego en La Bombonera, apoyados en la enrome estadística que tiene Marcelo Gallardo en duelos mano a mano desde que está al frente del “Millonario”.

Desde hace cinco años, “Muñeco” disputó 20 series eliminatorias con River en torneos internacionales y sólo perdió una: ante Lanús, por la Libertadores 2017, cuando cayó 4 a 2 en La Fortaleza y se despidió de ese certamen.

Por eso, sabiendo que tiene la ventaja en el bolsillo, en River le tiran toda la presión a su rival de toda la vida. “Hay que descansar y estar tranquilos, pero sabiendo que el martes tenemos un partido dificilísimo”, aseguró Juan Fernando Quintero, que poco a poco va sumando rodaje y se anota para jugar el duelo contra el “Xeneize”. “Uno siempre tiene la mentalidad de estar. Es una bendición volver poder jugar al fútbol y tengo que disfrutar de eso. Después se verá qué decide el DT”, agregó.

Gallardo prefirió no hablar luego del empate (3 a 3) en la casa de Arsenal y apunta todos sus cañones a que su equipo marque un gol como visitante para asegurar el pasaje a la final que se disputará en Santiago de Chile.

Mientras tanto, en Boca el nerviosismo va en aumento. La derrota con Racing que le quitó el invicto y la cima en soldedad del torneo doméstico, llegó para sembrar más dudas. Sin embargo, Alfaro prefirió calmar las agitadas aguas. “Es partido más importante de mi vida”, remató y siguió más allá. “Nos dieron por muertos en octavos, en cuartos, y acá seguimos. Mientras tengamos espacio para pelear o para ponernos de pie, vamos a seguir luchando”.

Esteban Andrada, quizás el punto más alto que tienen el “Xeneize” de un tiempo a esta parte, también aportó su dosis de optimismo. “No debemos volvernos locos. Tenemos 90 minutos y si hacemos el primer gol, seguramente vendrá el segundo. Pero no hay que equivocarse; no podemos quedar mal parados atrás. No debemos ir como locos”, afirmó “Sabandija”, explicando el plan que deberá llevar a cabo su equipo para intentar hacer la heroica. “Hay que intentar hacer bien las cosas y tratar de estar finos arriba y sólidos abajo”.

Las horas pasan y el clima es cada vez más tenso. Boca y River se jugarán todo el martes en La Bombonera y, pese a que el “Millonario” parece tener la clasificación en bandeja; en La Boca nadie se da por vencido.

Comentarios