Morales y Mesa cierran la campaña electoral en Bolivia, en un clima tenso

Hubo incidentes en Santa Cruz de la Sierra, y el gobierno acusa a la oposición y a las autoridades de la región. El presidente actual busca su cuarto mandato. El ex mandatario quiere vencer al líder indígena en los comicios del domingo.

18 Oct 2019
1

EN EL ALTO. Morales reunió a miles de bolivianos en la ciudad con mayor población aymara del mundo. reuters

LA PAZ, Bolivia.- El presidente de Bolivia, Evo Morales, cerró en la ciudad de El Alto, vecina a La Paz, su campaña para las elecciones del domingo, en las que buscará su cuarto mandato consecutivo, en un clima enrarecido por los incidentes del martes, en el acto oficialista en Santa Cruz de la Sierra, donde concluyó su campaña el principal adversario, Carlos Mesa.

Ambos ya jugaron sus últimas cartas. Morales, por el Movimiento Al Socialismo (MAS) necesita conseguir suficientes votos para evitar una definición en segunda vuelta (al menos 40% de los votos con 10 puntos de diferencia). Mesa, de Comunidad Ciudadana se juega a pasar a una segunda vuelta, prevista para el 15 de diciembre, para las que las encuestas le asignan posibilidades de ganar.

La oposición cuestiona sobre todo la intención de Morales de buscar una tercera reelección, a la que califica como “autocrática”, después de haber perdido en 2016 un referendo en el que la ciudadanía rechazó que volviera a postularse a las elecciones.

Morales, que cumplirá 60 años el 26 de octubre, eligió despedir su campaña electoral en la ciudad de El Alto, donde tiene un altísimo índice de aceptación.

“Bolivia tiene su programa rumbo a su bicentenario (2025), debatido con los movimientos sociales y el aporte de empresarios, intelectuales y profesionales; no importamos políticas del Fondo Monetario Internacional, nos hemos liberado gracias a la conciencia y el voto del pueblo, hemos recuperado la patria”, dijo.

El mandatario acusa a los líderes cívicos y a la oposición de la región oriental de Santa Cruz de haber sido quienes promovieron los disturbios registrados en un acto electoral, el martes. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó sobre los arrestos y decomisos de material como piedras, petardos y explosivos caseros confiscados a los detenidos, antes y durante los disturbios.

Mesa repitió en Santa Cruz el mensaje que ya había difundido en La Paz, donde aseguró ante miles de seguidores que “este es un momento en el que tenemos que decidir entre el camino autoritario a la dictadura y el camino de la construcción democrática”.

Según el rotativo paceño “El Diario”, el aumento en la intención de voto a Mesa que registran algunas encuestas, se debe por el impacto que tuvieron los incendios que en agosto y septiembre destruyeron una zona inmensa de bosques nativos.

Los siniestros provocaron ira entre ambientalistas y comunidades indígenas, que acusan a Morales de haber traicionado su compromiso con la Madre Tierra, para ampliar territorios para la explotación de soja y ganado.

Morales defiende su candidatura exhibiendo una impresionante reducción de la pobreza y altas tasas de crecimiento, que aún en declive se sitúan en 4,2%. Advierte además que, con otro candidato, se perderán derechos sociales en el país de 11 millones de habitantes.

El mandatario dice que sus rivales quieren sumar a Bolivia al “Grupo de Lima”, conformado por una docena de países latinoamericanos y Canadá, en el que “están presidentes y gobiernos privatizadores, sumisos a Estados Unidos”.

El Alto, en una planicie a 4.000 metros de altura aledaña a La Paz, es una ciudad de migrantes, mayoritariamente aymara. En los últimos años, llegaron miles de campesinos e indígenas que abandonaron las provincias para ir a trabajar en industrias constructoras, molineras, laboratorios y fábricas de alimentos procesados. (Reuters)

Temas

Evo Morales
Comentarios