Pensión "santa": cómo viven los jugadores de inferiores

Unos 14 chicos del interior y de otras provincias, de entre 16 y 20 años, conviven en el complejo. Contaron sus experiencias a "El Clásico".

01 Oct 2019 Por Camila Carceller

Vienen del interior o de otras provincias, prueban suerte y si son elegidos se quedan. Nueva casa, nuevos compañeros, nueva convivencia. Eso representa el albergue para los jugadores más chicos, esos que aún se están desarrollando pero que tienen un único objetivo: llegar a Primera. 

La pensión "santa" funciona hace casi un año y medio en el complejo del club, y cobija 14 chicos de entre 16 y 20 años. "La ventaja de tener la pensión es que los chicos cuentan con todo para seguir haciendo tareas deportivas en su tiempo libre", contó Matías Torres, ex jugador "santo", profe de inferiores y coordinador de la pensión.

Según ellos mismos expresan, llegar a San Martín les cambió su vida cambia. Los "santitos" se ubican lejos de las creencias que las generaciones más grandes tienen de los adolescentes. La cultura del esfuerzo comienza a desarrollarse más fuerte. El brillo de sus ojos refleja el poder de los sueños. 

INFERIORES. Algunos de los chicos que viven en la pensión.

"Siento que todo lo que hice, por más que haya perdido a veces, lo tenía que pasar para poder hablar. Quiero llegar a ser jugador profesional para poder comprarle una casa a mis papás y sacarlos del lugar donde vivimos", contó Imar Pereira, el único jugador nacido en fuera de Tucumán. 

El salteño lleva ocho meses en la pensión y vuelve a casa de vez en cuando: "trato de mantenerme el mayor tiempo posible acá. Uno se acostumbra con el tiempo a estar lejos de casa y deja de lado los sentimientos para hacer lo que tiene que hacer (jugar al fútbol)". 

El jovencito de 17 años cuenta que en el tiempo libre, además de ir al gimnasio, hacen mate, meriendan, juegan a la Play, come junto a sus compañeros y estudia.

"El trabajo que hacemos con los chicos es en equipo. Desde la dirigencia hasta los ayudantes nos juntamos a organizarlo", comentó Torres. Y confesó que los técnicos de Primera Favio Orsi y Sergio Gómez, van a ver jugar a los chicos regularmente, cuando no tienen partidos de Primera. 

INFERIORES. Algunos de los chicos que viven en la pensión.

"Yo tenía algunos problemas y no venía a entrenar así que un profe me pidió los datos para entrar a la pensión. Desde que estoy acá es todo mucho mejor", contó Nicolás Moreno (18). 

Moreno llegó hace algunos meses de Los Aguirre y visita a su familia los fines de semana, igual que el resto de sus compañeros tucumanos: "mis abuelos, mis hermanos y mis papás vienen siempre a verme jugar. Es muy lindo". El año pasado debutó en la reserva, jugando el clásico, en el Monumental.

"El avance en la categoría va a mejorar todo", cerró Torres. 

Comentarios