Insultá menos y colaborá más

Por Walter Fabián Sánchez, ex jugador y actual secretario de Llorens.

14 Sep 2019

No le pidás a tus jugadores el sacrificio que no hacés como dirigente ni como hincha. Jugar fútbol en Tucumán es cada más difícil y más ingrato. Nadie vive de ser futbolista en la provincia. El que juega debe trabajar y entrenar para jugar. Para colmo, si gana está todo bien, si pierde el futbolista al que la semana anterior aplaudieron, ahora es insultado. Escuché gritarles: “¡pongan huevo!”, “¡la camiseta se transpira!” , “¡acá te matamos el hambre!”. Quiero decir que ningún club de la Liga mata hoy en día el hambre de ningún futbolista.

Ellos entrenan dos horas al día, como mínimo. A veces no tienen ropa o agua caliente. Si están enfermos, se curan solos en la mayoría de los casos o deben esperar meses para que los operen.

Por eso quiero decir también: a vos, que insultás porque creés tener el derecho de insultar porque “no honran” tus colores. Lavate la boca antes de cuestionar, andá a tu club durante la semana y mirá cómo entrenan. Pero mirá unos minutos y luego fijate cómo ayudás a tu club para que esté mejor y pueda brindar más cosas a tus jugadores. Antes de insultarlos, mirá a la tribuna, porque seguro que la madre de ese jugador está ahí y estoy seguro que ella lleva la ropa a lavar. Antes de criticar, hacé algo. Ensuciar una cancha es fácil, si sos hincha o dirigente movete y limpiale el vestuario, prendé fuego para el calefón o calentá agua para que por lo menos tomen mate. Antes de criticar a un jugador lavate la boca, más si usa tus colores.

Es mentira que se la roban los dirigentes, que los jugadores se llevan toda. Ah, pero para tomar alcohol siempre hay plata y se les tiene que pagar para ser hinchas, se les tiene que dar entradas. Si amás a tu club, a tus colores. Insultá menos y colabora más. Y lavate la boca antes de ensuciar a los jugadores y más a los tuyos. Transpirá la camiseta vos también. El día que todos se sacrifiquen como los hacen los jugadores, los clubes crecerán.

Comentarios