Inseguridad: la Policía endurece su estrategia en materia de prevención

El jefe de Policía ratificó que intensificarán los operativos.

11 Sep 2019 varios autores
1

EN PLENA TAREA. Efectivos trasladan a un detenido. El fin de semana concretaron más de 200 arrestos.

Después de aquel domingo sangriento -25 de agosto-, cuando se produjeron cinco homicidios en menos de 24 horas, la Policía intensificó un plan de acción: copar la calle a través de operativos de prevención.

Este último fin de semana, en los procedimientos que se desplegaron en todo el territorio provincial, se detuvo a unas 250 personas por contravenciones y por causas judiciales. Es un número significativo: representa el 25% de la población carcelaria del penal de Villa Urquiza. Esa cifra, además, encendió la polémica sobre si son correctos o no estos procedimientos. Mientras los abogados penalistas sostienen que no, los vecinos de las zonas más conflictivas dejaron en claro que sólo les interesa vivir tranquilos. (Ver nota aparte)

“La contravención nos sirve para mantener el control y el orden en las calles. Este fin de semana se hicieron procedimientos en todo Tucumán, pero especialmente en los barrios más conflictivos de la capital. Es una estrategia que se intensificará con el correr de las semanas”, explicó el jefe de Policía Manuel Bernachi.

Los movimientos más intensivos se realizaron en el ámbito de la Unidad Regional Capital. Sus jefes, Manuel Sosa y Joaquín Girbeaux, decidieron desplegar los operativos -conocidos como “Ciudad Segura”- en los barrios enclavados en zonas rojas. San Cayetano, Juan XXIII (“La Bombilla”), El Sifón, Barrio Oeste II, Villa 9 de Julio, Manantial Sur, Victoria, Villa Amalia y Tiro Federal, fueron inspeccionadas por centenares de efectivos entre el jueves y el domingo.

Según se informó oficialmente, se detuvo a más de 130 personas, al menos 100 de ellas por contravenciones policiales y otras porque tenían pedidos de captura o porque se les abrieron causas por estar acusados de cometer delitos. El otro centenar de arrestos se produjo en los diferentes procedimientos que se cumplieron en el interior de la provincia.

A diferentes comisarías fueron a parar las personas sorprendidas cometiendo ilícitos (robo, hurto y agresiones) y aquellos que protagonizaron algún tipo de inconductas, tales como: eludir los controles de la fuerza; generar problemas por circular en motocicletas sin papeles; resistirse a ser controlados; beber en las esquinas de los barrios; generar incidentes dentro o en las cercanías de locales bailables; consumir drogas en la vía pública; molestar a los vecinos con reuniones callejera escuchando música a todo volumen; y portar armas blancas.

“La contravención es una figura legal que está en vigencia, pese a que fue declarada inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia de la Nación; no fue derogada por el momento, por lo tanto continúa estando vigente”, insistió Bernachi.

“Existe un proyecto de Código de Convivencia que debe ser debatido por la Legislatura. Necesitamos esa herramienta para poder cumplir con nuestra tarea de prevención”, agregó el titular de la fuerza.

La estrategia de la Policía puso en evidencia otro inconveniente: la falta de lugar para alojar a los aprehendidos. Según confiaron fuentes policiales, varios de los arrestados esperaron que se resolviera su situación en los espacios que normalmente están destinados al esparcimiento de los efectivos.

“Estamos trabajando para resolverlo. Es cierto que es un inconveniente, pero tenemos que ir solucionando todo sobre la marcha. Y más aún ante la inminente sanción de la Ley de Narcomenudeo, con el que también se incrementarán las detenciones”, agregó.

Críticas

“Es un despropósito que se pretenda acometer al delito cometiendo delitos. Las detenciones por contravención son ilegales porque la mayoría de las veces se inventan causas para la privación ilegítima de la libertad de una persona”, señaló el abogado Carlos Garmendia. “La práctica de la Policía con estas patoteadas en plena calle son ilegales. Eso tiene que quedar bien en claro”, agregó.

El profesional denunció haber sido amenazado por efectivos de la Seccional 8° por haber actuado en favor de dos jóvenes que fueron llevados a un calabozo por ser contraventores. “Fue una medida totalmente arbitraria. Y cuando lo reclamé, fui hostigado por el personal policial”, sostuvo.

Más allá de esta polémica, otros profesionales objetaron que se recurra a las contravenciones para realizar tareas de prevención. “Con esta herramienta se puede tener privada de su libertad por 48 horas a cualquier ciudadano que haya cometido o no una falta. Es a libre discrecionalidad, lo cual roza lo ilegal”, comentó la penalista Ileana Antonella Bataglia.

Silvia Furque agregó: “Es directamente un avasallamiento a la libertad de las personas. Y lo peor es que la Justicia provincial no hace lugar a los hábeas corpus que se presentan, ni le llama la atención al personal policial que utiliza esta herramienta”.

¿Qué es una contravención?

1- La norma nació en 1899. Luego fue modificada en 1952, en 1966 y en 1982. Penaliza algunas de las inconductas que cometen los ciudadanos.

2- Según la ley, si un presunto infractor es considerado responsable por el jefe de Policía, debe afrontar una pena de días de cárcel o su equivalente en multa

3- La falta de un tribunal imparcial y de una instancia de defensa para el imputado, entre otras razones, llevaron a la Corte a declararla inconstitucional.

Críticas

Apoyo de un referente policial

“En una provincia que atraviesa una crisis de seguridad, la Ley de Contravenciones es esencial para tratar de controlar o frustrar actos delictivos en sus calles”, aseguró Víctor Nacusse, referente de los agentes de la fuerza.  Dirigiéndose al abogado Carlos Garmendia agregó: “acusó a más de 8.000 policías de ser patoteros e inútiles sin contemplar que en el medio hay grandes seres humanos que están dispuestos a arriesgar sus vidas todos los día para salvaguardar de cualquier peligro a los ciudadanos”.  “Los tucumanos deben entender que los hombres de la fuerza se sacrifican enormemente para llevar adelante esta tarea que en Tucumán, por lo que se vive, es particularmente peligros”, concluyó Nacusse.

Comentarios