La Provincia sostendrá el programa de Coros y Orquestas

El programa nacido en 2008, que en Tucumán forma a más de 1.000 niños y jóvenes. Había problemas con los fondos y los sueldos.

13 Ago 2019 Por Ricardo Reinoso
1

LABOR ARTISTICA Y SOCIAL. Los coros y orquestas juveniles cumplen una importante misión educativa. LA GACETA / FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO.-

Ante el riesgo de que desaparezcan 11 orquestas y nueve coros integrados por niños y adolescentes de zonas en riesgo, la Provincia decidió hacerse cargo del sostenimiento del programa que había sido desfinanciado gradualmente por la Nación, en los últimos años. Se trata de las Coros y Orquestas del Bicentenario, que fueron creadas en 2008 en todas las provincias del país y que en Tucumán reúnen a más de un millar de instrumentistas y coreutas. Según precisó el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, el Estado provincial destinará un presupuesto anual de $ 30 millones para sostener los haberes de cerca de 150 directores, preparadores musicales y vocales, entre otros profesionales al servicio del programa.

“Es un programa que desde su inicio fue muy exitoso porque permitió un gran avance en la calidad educativa de los chicos. Participar en un coro o en una orquesta les cambia la vida, sigan o no la profesión”, comentó el docente de música Enrique Cáceres, que se desempeñó hasta el año pasado como referente del programa en Tucumán.

Salida laboral

Cáceres señaló que muchos de los chicos que pasaron por la experiencia de formarse como instrumentistas siguen estudiando música e integran agrupaciones. Incluso hay algunos artistas que surgieron del programa, después hicieron una carrera sistemática en el conservatorio y han entrado por concurso a desempeñarse como docentes en el programa.

Pero aunque otros no hayan continuado la carrera musical, el haber integrado una orquesta o un coro, les sirvió a todos para alejarse de los riesgos que enfrentan los menores en las zonas marginales, como ya lo había comprobado mucho antes la Fundación Música Esperanza.

“El programa se implementó en 2008 en todo el país y a Tucumán llegó al año siguiente. Aquí, la provincia aportaba casi un 60% del presupuesto hasta 2012 -precisó Cáceres-. A partir de ese año, la Nación decidió que pasara a ser solventado totalmente por el Estado nacional, como era en casi todas las otras provincias. Los instrumentos que hay actualmente son casi todos los que proporcionó el Gobierno nacional en el origen del programa. Mandaban también dinero para su mantenimiento”.

Desfinanciamiento

En consecuencia, los fondos para cubrir honorarios, capacitaciones, traslados e instrumentos, eran exclusivamente nacionales. Pero desde 2015 los aportes federales comenzaron a retacear. Hace dos años, a los docentes les ofrecieron renovar contratos por el mismo monto que venían cobrando desde tiempo atrás, que en promedio era de apenas $ 3.000 por mes.

Durante los últimos años, ante la falta de pago de los honorarios, se hicieron oir periódicas protestas de las agrupaciones, que llegaron a manifestarse en la vía pública en reclamo de la continuidad del programa, ya que en otras provincias había cesado totalmente.

De acuerdo con las cifras que anticipó el Ejecutivo que invertirá en el programa educativo, los sueldos de los docentes a cargo serán -en promedio- de unos $15.000 mensuales. La mayoría se integrará como personal de una dependencia de la Provincia creada para tal fin. Es decir que ya no habría contratos sujetos a la voluntad del Gobierno de turno, sino estabilidad laboral.

Durante el anuncio de la continuidad del programa, el ministro Lichtmajer sostuvo: “damos un impulso a algo fundamental como los coros, las orquestas, el arte y la creatividad que ellos producen en nuestros niños y jóvenes. Nuestras orquestas juveniles van a seguir soñando con la fuerza de la juventud. Hoy nos toca poder dar una buena noticia: en Tucumán las orquestas siguen tocando”.

Seguirán sonando

Por su parte, Susana García, directora de la orquesta de la escuela Maestro Arancibia, ubicada en El Manantial, recordó que el Estado nacional dejó de enviar el monto para sostener este programa y destacó la intervención de la Provincia para mantener el programa.

“Tenemos orquestas y coros que suenan un montón y que, al margen de lo musical, se trabajan otras cuestiones como lo social. Es una alegría para nosotros y para nuestros alumnos que saben que seguirán teniendo sus orquestas y coros”, dijo.

Por su parte, Verónica Villafañe, docente de lenguaje musical en el coro de la escuela Media de San Pablo, expresó: “Es un día histórico para nosotros porque la provincia tomó la decisión de incorporarnos en la planta docente. La estabilidad laboral significa tener del Estado un apoyo permanente”.

> Música e inclusión
El programa contiene a chicos de zonas desfavorecidas social y económicamente

El Programa Coros y Orquestas del Bicentenario se desarrolló a partir de la conformación de agrupaciones que funcionan en escuelas públicas, de zonas definidas como “en riesgo” o “más castigadas”. Cuenta con un equipo de profesionales integrado por un director de orquesta, docentes de instrumento (violín/viola, violoncelo, contrabajo, oboe, flauta traversa, clarinete, trompeta, trombón, percusión), de lenguaje musical y un docente integrador. El modelo está tomado del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, fundado en 1975 por el músico José Antonio Abreu.

Comentarios