Más incertidumbre que certezas: qué se sabe sobre el crimen de Benjamín

El asesinato del niño conmocionó a la provincia. La Policía continúa investigando qué pasó.

10 Ago 2019
1

EL VELORIO. La familia le dio el último adiós en su casa de Las Talitas. LA GACETA/ HÉCTOR PERALTA

Hace dos días que El Colmenar y la provincia en general, está conmocionada por el crimen de Ulises Benjamín Amaya, el niño de cuatro años que apareció colgado de un puente. 

Desde que se conoció la noticia hasta hoy el hermetismo es casi absoluto. Es que la incertidumbre prima y las hipótesis son cada vez más. Nadie entiende cómo ni por qué un niño de esa edad pudo haber terminado así. 

La investigación comenzó y según trascendió, la Policía se estaría enfocando en una de las hipótesis -sin descartar el resto-. Para ello, dedicó la tarde-noche de ayer a tomar declaración a los familiares de la víctima. 

Día por día, un resumen de lo que se conoce sobre el caso hasta ahora:

- Jueves 8

"Benja" se levantó temprano, tipo 8. Compartió con su familia durante la mañana hasta que llegó el mediodía cuando ayudó a su abuelo a preparar el almuerzo. Comieron sopa y milanesas y estuvieron juntos hasta casi las 15. A esa hora el hombre y su hija (la madre del niño) se fueron a trabajar. 

Según datos oficiales, su mamá lo preparó para que más tarde concurriera al merendero del barrio, al que iba siempre junto a sus otros vecinitos, pero como faltaban algunas horas, lo dejó salir a jugar con sus amigos. 

"Esperan ansiosos que sean las 18 para entrar y compartir", dijo Mayra Díaz la encargada del lugar.

El pequeño quedó al cuidado de su abuela, pero mientras todos creían que estaba jugando, desapareció. En el momento en que lo notaron, los vecinos comenzaron a buscarlo. Horas más tarde, un hermano de su abuela lo encontró sin vida a 500 metros de su casa, colgado de un puente alternativo, ubicado en la avenida de Circunvalación.

En ese momento llamaron al abuelo del niño para avisarle lo que había ocurrido. El hombre llegó al lugar y su cuñado le entregó el cuerpo de su nieto en las manos. Creyendo que aún había esperanza, el hombre lo subió al auto y lo llevó al Caps para cercano pero no pudieron hacer nada. 

Se hizo de noche y la Policía llegó al lugar para comenzar las pericias. Estuvieron algunas horas pero tuvieron que volver al otro día por la falta de luz. 

- Viernes

La investigación en el lugar donde fue hallado el cuerpo se retomó. Los vecinos cortaron desde temprano el tránsito en la avenida Juan B. Justo al 3.400, para reclamar justicia. 

También demandaron que sea limpiado y cercado el predio donde habían encontrado al pequeño, para evitar que sirva de “cueva” para los delincuentes.

“Hay una señora que lo vio, pero no quiere hablar porque tiene miedo. Yo le pido que no tenga temor porque le podría haber pasado a un hijo o nieto de ella”, había contado la abuela de Benjamín al trascender que podría existir una testigo.

La información durante el día fue escasa. Se esperaba a que llegue la tarde y, con ella, los resultados de la autopsia. Finalmente, luego de casi un día de la muerte de Benjamín, el informe de los peritos se conoció. 

Los estudios no arrojaron novedades, sólo ratificaron los datos que se habían dicho más temprano: la muerte fue por estrangulamiento y no tenía signos de abuso sexual. 

Durante la jornada, los investigadores extendieron las averiguaciones para reunir los datos, teniendo en cuenta que no había un patrón determinado del móvil en esos instantes.

Después de horas de espera, la familia del niño recibió el cuerpo de Benjamín para poder darle el último adiós. El velorio se desarrolló en la tarde-noche, en la casa del pequeño, en Las Talitas. 

Hasta ese momento, alrededor de 20 pesquisas habían interrogado a familiares, allegados a la familia y otros testigos. “Se inició entrevistando a personas del círculo íntimo para ir ampliando de a poco la investigación”, explicó Christian Peralta, jefe de la División Homicidios de la fuerza de seguridad local.

- Sábado

Se conoció que la Policía dejó de lado algunas de las hipótesis -sin descartarlas- y decidió seguir una línea de investigación. 

"A pesar de que se analizan todas las teorías, seguimos una clara línea de investigación", agregó Peralta.

Familiares de Benjamín dieron por finalizado el velorio y procedieron al entierro al mediodía. Decenas de personas estuvieron presentes, entre ellos vecinos y ayudantes del merendero. 

Comentarios