Fingieron llevar donaciones para los abuelos y entraron con violencia al hogar San Alberto

Cuatro asaltantes ingresaron en la hora del desayuno en la institución de Tafí Viejo y se llevaron pertenencias de los empleados.

15 Jul 2019 Por Luciana Nadales

“Entraron cuatro tipos armados amenazándonos a todos. Agredieron a los abuelos y después se fueron”, comenzó su relato una de las enfermeras que trabaja en el geriátrico Hogar San Alberto, el cual fue atacado ayer a la mañana cuando se hacía el cambio de turno. “Estamos todos asustados. Fue muy violento el ataque”, dijo.

Los asaltantes operaron en grupo de cuatro, según dijeron los testigos. En la puerta del hogar, se toparon con un hombre que esperaba en su auto marca Toyota Corolla blanco que su mujer, quien es auxiliar en el instituto, saliera de trabajar. Los ladrones, según contó el personal del hogar, le pegaron un culatazo al hombre y se llevaron el vehículo que tenía además en su interior, joyas y dinero.

El portero de San Alberto fue quien recibió al grupo de ladrones por el portón que está al costado del instituto. “Le dijeron que iban a hacer unas donaciones; por eso él les abrió la puerta y pudieron entrar”, dijo uno de los enfermeros.

Mientras algunos de los 63 residentes veían televisión y otros salían a desayunar, se sorprendieron cuando vieron a cuatro hombres armados atacando su casa. “Vivimos un momento terrible. Abuelitos en sillas de ruedas siendo amenazados... esto no puede ser”, expresó la directora de la institución, Carla Sánchez, quien dijo que no es la primera vez que el hogar es asaltado. “Estos ladrones destrozaron y dieron vuelta una de las oficinas en donde guardamos toda la documentación importante. Allí tenemos los legajos de los residentes”, agregó. Según dijo, los ladrones no se llevaron ni las computadoras ni los televisores que están distribuidos por los distintos salones del hogar.

Enfermeros y personal de limpieza y de cocina fueron agredidos por los asaltantes. “A uno de los chicos le lastimaron la boca; otro tenía una herida en la frente. Estos tipos fueron muy violentos”, contaron. Según dijo uno de los abuelos damnificados, “yo tuve mucho miedo de que ellos me pidieran plata porque no tengo nada que darles. Me podían pegar un tiro”. El hombre aseguró que el grupo de asaltantes ingresó al salón principal apuntando con sus armas y amenazándolos. “Nos decían ‘¡se callan y no se mueven!’ La verdad que yo estaba sentado acá en el sillón y tampoco me iba a mover, pero había una mujer que salió corriendo del susto y fueron tras ella. Intentaron entrar a su habitación y forzaron la puerta”, prosiguió el señor.

Los ladrones se dividieron para llevar a cabo el asalto, según confirmaron algunos testigos, que pidieron no brindar su identidad. “Algunos estaban en el salón y otro se ocupó de atar con los cordones de las zapatillas al portero del geriátrico mientras lo golpeaba”, añadió una de las enfermeras. La directora además relató que se llevaron celulares y billeteras de los empleados.

Comentarios