Sólo 2% de las firmas tecnológicas están reguladas por el Central

18 Jun 2019
1

BANCO CENTRAL. LA GACETA/ ARCHIVO

La Argentina ocupa el tercer lugar en el ranking de cantidad de fintech, a nivel regional, aunque solo el 2% de esas compañías adquieren la categoría banco propiamente dicho.

Wilobank y Brubank, casualmente de dos ex presidentes de bancos argentinos, son las únicas firmas digitales que encuadran con los requisitos bancarios y que hoy están reguladas por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), según explicaron voceros de las entidad de contralor monetaria.

El primero pertenece al ex titular del Banco Provincia, Guillermo Franco, y el segundo a Juan Bruchou, ex presidente del Citibank de la Argentina que emprendió su proyecto de banco digital luego de que el Citibank cerró las operaciones de banca minorista en la Argentina y también en otros países de la región.

Está por desembarcar OpenBank, del Santander, un banco 100% digital que pertenece al Grupo Santander; pero ese desembarco será recién posible en el 2020, según se anunció recientemente en un comunicado.

De todas formas, el mercado financiero espera el arribo de un momento a otro de nuevos jugadores que hagan más competitiva la actividad.

El resto de las fintech se rige bajo normas del mercado de capitales por la CNV, o de empresas y usuarios como la Ley de Defensa del Consumidor, dando cuenta de la heterogeneidad del sector y de la falta de regulación específica sobre este tema que existe en la Argentina.

Según un estudio reciente financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que elaboró Accenture, en la actualidad existen 133 fintech argentinas que se encuentran operando, tanto en el mercado local como en el regional.

La mitad de las fintech argentinas se dedican a servicios provistos a los usuarios finales, es decir, servicios que se brindan a personas o empresas que operan por fuera del sistema bancario tradicional.

Si se tiene en cuenta a las categorías, el 24% de estas empresas provee préstamos, el 20% están vinculadas a pagos y transferencias de fondos, otro 20% se dedican a brindar servicios B2B (acrónimo de business to business, es decir, servicios entre empresas) y el 11% a inversiones de todo tipo, son las más importantes.

De acuerdo a los resultados de dicho informe, gran parte de los clientes de las fintech argentinas no tienen cuentas bancarias tradicionales, al tiempo que los clientes de fintech de créditos serían más riesgosos. Sin embargo, la linea divisora entre los bancos y las fintech se diluye cada vez más. De hecho, casi la totalidad de las fintech son pequeñas y medianas empresas: el 80% tiene menos de 50 empleados y tienen indices de facturación de las pequeñas empresas.

En tanto, la cantidad de nuevas empresas comenzó a acelerarse durante la gran expansión del sector en 2012, habiéndose registrado un mayor ímpetu de aperturas en los últimos tres años, al amparo de las nuevas directivas del BCRA.

El 70% de las fintech con menos de 4 años de antigüedad facturó más de un millón de dólares en 2017, según los últimos datos. (Télam)

Comentarios