Estados Unidos logra un acuerdo migratorio y suspende los aranceles para México

La nación azteca militarizará su frontera sur para frenar el flujo de centroamericanos que buscan llegar a territorio estadounidense.

09 Jun 2019
1

CAMBIO DE POLÍTICA. López Obrador permitió el ingreso de caravanas migrantes. REUTERS

WASHINGTON.- El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador esquivó la imposición de aranceles a las exportaciones mexicanas a Estados Unidos. A su vez, el de Donald Trump consiguió la Guardia Nacional de México sea desplegada en la frontera sur de ese país. Además, Washington evitó que la Administración de López Obrador tase a su vez la importación de productos norteamericanos. El aumento de los aranceles a la carne de cerdo, por ejemplo, habría impactado directamente en los sectores que votaron a Trump.

El 30 de mayo el presidente estadounidense había anunciado que impondría una tasa del 5 % a los productos importados desde México si el Gobierno de López Obrador no detenía a los inmigrantes centroamericanos que atraviesan el territorio mexicano para llegar a Estados Unidos. La tasa iba a regir a partir del lunes próximo y aumentar cada mes hasta llegar al 25% en octubre.

Sin embargo, Trump comunicó ayer la suspensión de estos planes. A través de Twitter, el mandatario norteamericano anunció que México había aceptado frenar el flujo de migrantes centroamericanos hacia territorio estadounidense. “Me complace informarles que los Estados Unidos de América han firmado un acuerdo con México. Las tarifas programadas quedan suspendidas indefinidamente. México, a su vez, ha tomado medidas sólidas para detener la marea de la migración a nuestra frontera sur”, tuiteó.

Por su parte, López Obrador también informó sobre el pacto en un tuit. “Gracias al apoyo de todos los mexicanos logramos evitar la imposición de aranceles a los productos mexicanos que se exportan a Estados Unidos”, escribió. Convocó además a sus partidarios a Tijuana para defender la “dignidad mexicana” en un acto que había sido organizado antes de la firma del convenio.

Control de fronteras

Entretanto, el canciller de México, Marcelo Ebrard, detalló que México se comprometió a “registrar y controlar las entradas en sus fronteras” y “desplegar fuerzas militarizadas de la Guardia Nacional por todo el territorio, en especial en la frontera sur”, a partir de mañana.

Desde que, en diciembre del año pasado, asumió la presidencia, López Obrador ha permitido que las caravanas de migrantes que huyen de Honduras, El Salvador y Guatemala transiten el territorio mexicano en libertad. También ha tomado medidas para recibir con trato humanitario a estas personas mientras escapan de la violencia y la pobreza.

Sin embargo, la presión de Estados Unidos, su mayor socio comercial, lo ha obligado a torcer su muñeca y el rumbo de su política migratoria. Las exportaciones de México a su vecino del norte representan el 70 % del total de sus ventas al exterior.

Con el nuevo acuerdo, México acepta la ampliación inmediata de un programa de devolución de solicitantes de asilo que opera desde enero en Tijuana, Mexicali y Ciudad Juárez.

La American Civil Liberties Union y otros grupos de defensa de los derechos civiles buscan desafiar legalmente el programa de devolución de inmigrantes. A través de él ya han regresado a México más de 10.390 personas, la mayor parte de ellas centroamericanas.

Durante mayo los funcionarios fronterizos estadounidenses detuvieron a más de 132.000 personas que intentaban cruzar desde México. Es el nivel más alto desde 2006.

Compras mexicanas

Horas después de anunciar el acuerdo, Trump tuiteó en mayúsculas que el acuerdo incluye, por parte de México, la compra de “grandes cantidades de productos agrícolas” de Estados Unidos, pero este punto no aparece en el comunicado conjunto ni fue confirmado por el Gobierno mexicano, que sólo se refirió al tema migratorio. (Télam y Reuters)

Comentarios