Crimen en Lules: “mi hermano siempre fue una persona violenta”

Una chica trans murió al ser ahorcada por su pareja en Lules.

28 May 2019

“Había mucha violencia en esa relación, discutían todo el tiempo. No sabemos por qué llegó hasta este punto”, expresó Ángela, hermana de Víctor Exequiel Natalio Martínez, de 42 años, quien asesinó a su pareja trans el domingo a la noche en una vivienda de Lules. “Mi hermano siempre fue una persona violenta. Él no tenía afecto por nadie. Golpeaba hasta a los perros. Es feo para todos nosotros y sobre todo para mí porque es mi hermano, pero bueno… Él tiene que pagar por el crimen que cometió”, agregó la señora.

El ataque a Gala Estefanía Perea de 19 años, se produjo el domingo cerca de las 20 en la casa del agresor, ubicada en Eliseo Cantón al 300. El hombre la ahorcó hasta que ella perdió la vida. Según contó Ángela, la joven y su hermano estaban de novios hacía cuatro años, desde que ella era una adolescente.

“Vivía en Famaillá y solamente venía a verlo una o dos veces por semana, generalmente los fines de semana. Durante todo este tiempo, fui testigo de muchas discusiones fuertes e incluso, de hechos violentos por parte de los dos. Era una relación muy violenta”, describió Ángela.

Además dijo que ella siempre intentó frenar los ataques porque escuchaba los gritos o golpes, iba a su casa e intentaba separarlos, agregó. La vivienda se encuentra en una zona comercial de Lules, a metros de la plaza 9 de Julio. Sin embargo, en el momento el que se produjo el homicidio, ningún vecino dijo haber escuchado gritos ni golpes.

“A la chica no la conocía, pero al hombre sí. Lo ubico porque vivió aquí toda la vida. Es un hombre bastante mayor que la chica, pero ellos no eran de salir mucho al barrio”, comentó Olga, encargada de una verdulería cercana al domicilio donde se cometió el crimen.

Sorpresa

Ángela dijo estar muy triste por lo que pasó, porque además el hombre había pedido custodia de su hija (de su primera pareja, con la que estuvo casado). “Con lo que hizo, no le otorgarán. La verdad, qué triste todo esto. Toda la familia está sorprendida por lo que hizo, pero era tan violento que, por otro lado, pensamos que podía pasar en algún momento”, dijo.

Mientras el hombre discutía con Gala, Ángela estaba con sus hijos estaba en su casa. De repente, recibió un llamado desesperado de parte de su hermano, pidiendo que fuera a su vivienda, sin dar explicaciones.

“Me llamó y fui a su casa. Me confesó que había matado a Gala y que vaya a hacer la denuncia en la Policía. Pude ver a la chica tirada; de forma inocente le pregunté si estaba seguro de que estaba muerta y me dijo que sí. No entendía nada. ¡No podía creer!”, relató.

Luego -dijo- Víctor se quedó sentado en la vereda mientras ella se dirigió a la comisaría de Lules, que queda a unas cuadras. “No lloró ni nada. Cuando llegó la Policía sí, puso cara como diciendo bueno… Esto fue todo”, añadió.

Enamorada

Gala tenía 19 años y, según contó Ángela, estaba enamorada de Víctor. “Era como un amor obsesivo. Se aguantaba todo lo que él le hacía. La manipulaba mucho y acá se hacía lo que él decía. Ella podía venir a la casa sólo cuando él lo permitía, y así. Ejercía poder sobre las personas, al igual que con la anterior mujer”, dijo.

La pareja se había conocido una noche en un reconocido boliche tucumano. Desde allí, la pareja formó un fuerte vínculo, a pesar de la diferencia de edad. El hombre, que le llevaba más de 20 años a la joven asesinada, tenía una pareja paralela, según confirmó Ángela. “Mi hermano estaba con otras mujeres, y después de muchos años, Gala se enteró. Obviamente que se incrementaron las peleas y agresiones. Ella sufría mucho y, sin embargo, seguían juntos. Él era muy manipulador”, remarcó.

Contó además que la familia de Gala ya había tenido la oportunidad de conocer a Víctor como su pareja, y que él se mostraba como una persona de bien. “Al tiempo, los familiares de ella empezaron a mirar mal a mi hermano porque se enteraron que él era agresivo con ella. Ningún padre ni madre acepta ni tolera que a tu hijo lo maltraten, y lo entiendo”.

Ángela, entre lágrimas, agregó: “les juro que entiendo a la familia de ella y lamento muchísimo lo que pasó; me pongo en el lugar de madre y es horrible. Él, si tiene que pagar, que lo haga. Me duele, pero así tiene que ser”.

Contó que la víctima sufría además por su condición de chica trans, porque su familia la aceptaba, pero su padre aún no. “Lamentablemente quedará en su conciencia. Pobre Gala, siempre hablábamos de eso”, dijo.

Según fuentes judiciales, secuestraron la ropa de la joven y del hombre, además de dos teléfonos celulares y una cámara de fotos que serán analizados por los peritos del Equipo Científico de Investigación Fiscal (ECIF).

Agentes de la división Homicidios, al mando del comisario Cristian Peralta, lo llevaron a declarar ante la fiscala Adriana Giannoni, y se negó a hacerlo. La fiscala ya consiguió que se le dicte la detención. (Por Luciana Nadales)

Comentarios