Tras una serie de allanamientos, se entregaron los motochorros que atacaron a una madre y a su hija

Los delincuentes se presentaron ante la Justicia y quedaron detenidos.

24 Abr 2019

Los dos hombres que eran intensamente buscados, tras el fallido robo de un celular por la zona de calle Piedras al 2.200, se entregaron esta mañana ante la Justicia. Lo hicieron luego de que la Policía allanara sus viviendas. 

Se trata de Carlos Federico López y Lucas Gabriel Lucena, ambos mayores de edad. Los detenidos declararon esta mañana en la Fiscalía de Robos y Hurtos de la III nominación.

El hecho sucedió el domingo cuando los “motochorros” abordaron a la mujer mientras capturaba imágenes a su hija disfrazada de conejo.

El video que la joven realizaba registró a los asaltantes bajándose de una motocicleta para atacarla, aunque finalmente no pudieron lograr su cometido. 

A partir de la identificación de ambos, y con la intervención de la Fiscalía de Robos y Hurtos de la III Nominación, personal de la División Delitos Contra la Propiedad de la Dirección General de Investigación y Criminal llevó a cabo dos allanamientos simultáneos para dar con el paradero de los sospechosos.

Junto con el Grupo Especial GOMT y personal de la comisaria Tercera, allanaron un domicilio de calle Melian de Leguizamo al 500, y otro en calle Congreso al 1500.

El director de Investigaciones Criminales y Delitos Complejos de la Capital, Raúl Sequeira, comentó que una de las viviendas estaba desocupada, pero de todas maneras se secuestraron zapatillas y una gorra que habrían sido utilizadas en el intento de asalto.

Finalmente, esta mañana, cercados por la investigación, los sospechosos se presentaron en los tribunales penales junto a su abogado particular. 

Una vez que completaron todos los trámites legales de rigor fueron presentados ante la fiscalía interviniente. Quedaron imputados por el delito de robo en grado de tentativa y posteriormente detenidos.

"Estaba yendo a almorzar con la familia. Con mi hija estábamos pasando un buen momento, la habíamos disfrazado; era una sorpresa para mi suegra", relató la madre de la nena y detalló que "cuando faltaban 30 metros para que lleguemos a la vivienda, dos personas nos sorprendieron. Uno de ellos me dijo 'te voy a pegar un tiro, dame todo. Fue un espantoso", relató Lorena, la joven que vivió la pesadilla.

Lorena le dijo a LG Play que fueron instante de desesperación: "no sabía si correr o enfrentarlos". "Mi marido iba un poco más adelante, grité y fui con él para que abra rápido la puerta de mi suegra. Todo el barrio salió por los gritos. Uno  de los vecinos me ayudó con mi hija", agregó.

Comentarios