Acevedo, el hombre del momento

El central, de gran torneo, está en la mira de todos y en La Ciudadela no quieren soltarlo.

16 Abr 2019
1

IMAGEN REPETIDA. Acevedo festeja el empate contra Unión; el central celebró varios goles durante esta temporada. la gaceta / foto de DIEGO ARáOZ

Previo al duelo contra Unión, y casi de manera unánime, los hinchas eligieron a Lucas Acevedo como el jugador por el que la dirigencia debe hacer todos los esfuerzos. Y esa elección no es caprichosa.

Pese al descenso y a un nivel bien pálido de San Martín a lo largo de la temporada, donde sólo en algunos casos puntuales el equipo pudo superar la media de rendimiento, el central fue casi un oasis en medio del desierto. No sólo que fue regular en lo que aportó dentro del campo, sino que en todos los partidos sacó un aprobado.

Acevedo fue la figura “santa” durante su paso por la Superliga. Si bien durante el torneo de la Primera B Nacional, donde San Martín consiguió el ascenso, fue uno de los puntales, con la llegada a la máxima categoría, se potenciaron todas sus virtudes. Ya en la máxima categoría, el central dejó atrás esa faceta temperamental que lo hizo recibir tres expulsiones en la B y su rendimiento fue en ascenso. Se mostró infalible en lo que respecta al juego aéreo defensivo, lo que le permitió ser uno de los defensores con mayor porcentaje de duelos ganados por esa vía, y en el mano a mano también sacó un aprobado.

Como broche de oro a su gran tarea como defensor, aportó goles a favor. El nacido en Justiniano Posse, provincia de Córdoba, marcó cuatro goles durante la Superliga (Gimnasia La Plata, Atlético, Tigre y Lanús) y además anotó el único tanto que San Martín lleva en la Copa de la Superliga (el del empate en los últimos minutos contra Unión, el pasado sábado); todos por la misma vía: jugada de pelota detenida, y cabezazo letal para hacer añicos la esperanza de los arqueros rivales.

Acevedo llegó a San Martín a mediados de 2017, antes del arranque de la temporada que culminó con el ascenso a la Superliga. Llegaba procedente de Santamarina y muchos hinchas dudaron si se trataba de un central capacitado para ser la voz de mando de un equipo que tenía la obligación de pelear el título. Recibió críticas pero, siempre con perfil bajo, trabajó a las sombras buscando su dar con su mejor versión; esa que llegó cuando el equipo llegó a la cresta de la ola.

Hoy, con 27 años y un campeonato casi sin fisuras, es uno de los jugadores por los que ya comenzaron a llover ofertas en La Ciudadela. “Tiene contrato por un año más. Nuestra idea es que siga en el club porque es uno de los referentes y una garantía en su puesto”, explicaron desde las entrañas de Bolívar y Pellegrini. “Mi cabeza está en San Martín. Tengo contrato y no pienso en otra cosa”, aseguró el central cada vez que le consultaron sobre su futuro.

Ni bien finalice la temporada para San Martín, se vendrán semanas cargadas de novedades. Los fanáticos sólo esperan que Acevedo confirme su continuidad. Seguir disfrutando sus cruces y sus goles de cabeza, es el deseo de todos en La Ciudadela.

Comentarios