A pesar de que la zafra 2018 finalizó con un stock limitado, los empresarios se muestran optimistas

El presidente del Centro Azucarero Argentino explicó que la devaluación monetaria permitió mayores exportaciones.

27 Feb 2019
1

EXPECTATIVAS. "Hay que recuperar el ajuste por inflación", dijo Maurette. LA GACETA / ANALÍA JARAMILLO

La zafra azucarera tucumana de 2018 (abril a noviembre) finalizó con “un stock justo y el precio para arriba”, según señaló el presidente del Centro Azucarero Argentino (CAA), Hernán Maurette, durante una reunión con gerentes de empresas azucareras y de la que participó el ministro de Desarrollo Productivo de la Provincia, Juan Luis Fernández.

La Sociedad Rural congregó a líderes de empresas azucareras de todo el país para esbozar un análisis del período zafrero del año pasado. El presidente del CAA recordó que durante su visita a Tucumán también supervisaron las obras que vienen haciéndose con miras al Congreso Técnico Internacional del Azúcar, que se realizará a mediados de año.

“Nos llevamos una muy buena impresión del trabajo realizado para convertir al NOA en un centro de convenciones de este primer congreso que se realiza en Argentina. Tucumán es sumamente importante para la industria, concentra el 60% de la producción. Por tan grande relevancia es que el encuentro se realizará aquí”, apuntó Maurette.

Según explicó, la devaluación registrada durante el año pasado ayudó a la exportación de azúcar a diferentes mercados. “Mejoró las condiciones para la industria a pesar de que el consumo viene cayendo paulatinamente. Junto con la producción de bioetanol hacen que el mercado hoy tenga un stock ajustado y tienda a aumentar el precio”, señaló.

El presidente del CAA se mostró optimista respecto de este panorama y afirma que esas condiciones van a dar un respiro a la actividad. El movimiento económico generado por la industria azucarera se centra en el consumo del mercado interno. Además, como agregado, se contemplan las exportaciones mayoritariamente hacía países limítrofes (Chile el principal, seguido por Uruguay, entre otros) y también hay una cuota hacia los Estados Unidos.

Maurette consignó que el bioetanol representa un producto que soluciona la baja de consumo del azúcar. “Con las exportaciones y con el bioetanol tenemos una ecuación mucho más ajustada en stock y eso va a redundar en el precio, lo cual es positivo para el sector, para la actividad y, por ende, para la región”, manifestó.

Consultado acerca de las incidencias de la inestabilidad financiera del país, Maurette respondió que anhela la estabilidad macroeconómica. “Para que se mantenga la ecuación uno necesita que el dólar no siga acompañado por la inflación, porque si no la devaluación se licúa. La estabilidad es fundamental. Uno en su trabajo puede llegar a recuperar el precio nominal, pero lo que verdaderamente tiene que recuperar es el ajuste de inflación”, aseguró.

Respecto de sus expectativas para la zafra 2019, Maurette prefirió no brindar precisiones, teniendo en cuenta que no hay proyecciones incuestionables.

La visita del ministro de Desarrollo Productivo alentó a los empresarios a generar mayores expectativas. Los gerentes de las empresas reconocieron la solidaridad de Fernández y destacaron que se comprometió a trasladar sus reclamos a las autoridades nacionales

“Demonización”

Desde el CAA explican que la caída del consumo de azúcar se debe a una demonización sistemática que proviene desde el exterior. “Son tendencias globales que ya no sólo desincentivan el consumo, si no que buscan atacarlo directamente”, detalló su presidente.

Maurette apuntó que el azúcar es imposible de ser sustituido en algunos casos, como el desarrollo neuronal en la primera infancia o la recuperación muscular a partir de la práctica de un deporte. Aludiendo a la definición de la Organización Mundial de la Salud, Maurette señaló que la obesidad no responde únicamente al consumo de azúcar sino a un desequilibrio entre la ingesta y la quema de calorías.

“El problema es que el hombre pretende consumir lo que quiere como si lo necesitara y después no hace el esfuerzo de gastarlo. Es importante tener un consumo responsable, el azúcar como todo en exceso es malo. Sin embargo, no debemos ser amargos, no podemos culpar al azúcar”, sentenció.

Comentarios