Seis teorías que surgieron durante el juicio de Paulina Lebbos

23 Feb 2019 Por Gustavo Rodríguez

En el juicio por el crimen de Paulina Lebbos hay un solo punto en claro: el lunes se conocerá el fallo por la desaparición y el crimen de la joven (por el que está imputado Roberto Luis Gómez) y por el encubrimiento (por lo que fueron acusados los funcionarios Eduardo di Lella, Hugo Sánchez, Nicolás Barrera, Héctor Brito y Waldino Rodríguez). Sin embargo, durante las audiencias orales surgieron algunas pistas nuevas que podrían ser investigadas, si el tribunal así lo dispone en la sentencia. Los datos que aparecieron durante el debate oral alimentaron varias hipótesis, pero también debilitaron otras que se escucharon a lo largo del debate.

1. Otro sospechoso

César Soto, pareja de Paulina, terminó siendo complicado por su propio entorno en el juicio, sumado a que su testimonio estuvo cargado de contradicciones. Sus amigos, cuando hablaron ante los jueces, aportaron datos clave: dijeron que él sí estuvo con la víctima un día antes de que fuera vista por última vez; que nunca lo vieron preocupado por su desaparición; desmintieron que habían decidido participar en una reunión y otro testigo dijo que él sabía que era el cuerpo de la estudiante antes de que se la reconociera oficialmente.

La familia de Paulina dio indicios sobre la violencia de género que habría ejercido Soto sobre ella. La que introdujo esta hipótesis fue Rosa Racedo, la madre de la estudiante. La mujer murió antes de que comenzara el juicio, pero se leyó la declaración que brindó durante la etapa de instrucción. “(Soto) no fue novio ni pareja de mi hija. Ambos tuvieron una hija, fruto del abuso que padeció en circunstancias de ser compañeros de escuela hace seis años atrás”, había dicho.

Además, María Sofía Lebbos dijo que su ex cuñado era “una persona celosa, obsesiva, agresiva y amenazante. A ella la trataba muy mal”. Marisa, la otra hermana de Paulina, contó otro incidente: “Habíamos decidido festejar su cumple en un bar y él tuvo una pelea. Cuando le recriminé, me empujó y me gritó: ‘¡sos una puta igual que tu hermana!’”, dijo.

Los familiares del joven también desvirtuaron varias de sus afirmaciones. Sus hermanos lo hundieron ante el tribunal: Alejandro dijo que César no se acostó a dormir cuando llegó a su casa el 26 de febrero; y Carlos informó que su hermano sí tenía contactos con la barra de Atlético. Nicolasa del Milagro Ruiz desmintió que su hijo no haya tenido contacto con Paulina cuando estaba embarazada. La mujer contó otro detalle importante: reconoció que su hijo pintaba banderas para “La Inimitable”, la barra de Atlético.

El ex novio de la víctima, según los informes telefónicos que se hicieron durante la investigación, quedó vinculado con la pista narco del caso.

Los defensores solicitaron su detención por falso testimonio y que se investigue su posible participación en el hecho. El Tribunal, acatando resoluciones dictadas por la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, postergó para el final de la audiencia la resolución de esos planteos, ya que Carlos Sale, fiscal de cámara, y Emilio Mrad, representante de la querella, no adhirieron al pedido.

2. Dudoso testimonio

la gaceta / FOTOs DE JORGE OLMOS SGROSSO

Todos esperaron casi 13 años para que ella hablara. Tenían la esperanza que contara cosas para que se supiera la verdad, pero nada de ello ocurrió. Virgina Mercado, la estudiante salteña que fue vista por última vez, no sólo no aportó ningún indicio, sino que por sus contradicciones quedó cubierta de un manto de sospechas.

La compañera y amiga de Paulina insistió con su versión: ella y su amiga se subieron a un remise Fiat Duna Bordó en la zona del ex Abasto y se bajó en su casa de barrio Sur. Insistió que nunca más volvió a verla ni saber de ella. Pero esa versión, durante las audiencias, fue puesta en duda. Hubo diferencias en los horarios en los que estuvo con la víctima; dijo que no conocía a Soto, pero en enero de 2006 se comunicó telefónicamente con él; siguió sin fundamentar por qué se fue de la provincia; se demostró que llamó a varias de las personas que están mencionadas en la pista narco; su relación con la familia de Roberto Luis Gómez (el padre del imputado tenía un taller muy cerca de su casa) y sus contactos con varios miembros de La Inimitable, la barra brava de Atlético.

La salteña regresó a su casa después de haber declarado varias veces en la audiencia. El tribunal debe decidir si pedirá que la investiguen para determinar si tuvo algún tipo de participación en el hecho y si la procesarán por haber cometido falso testimonio. Varios de los defensores pidieron su detención, pero no fue aceptada porque la fiscalía y la querella no adhirieron al planteo.

3. Vínculos narcos

la gaceta / FOTOs DE JORGE OLMOS SGROSSO

En medio del debate surgió esta posible línea de investigación. Surgió cuando se presentó a declarar Magdalena Cruz, una humilde empleada doméstica domiciliada en en El Siambón. Fue llamada porque un celular que estaba a su nombre había recibido llamadas de Mercado, de José Luis Gómez (padre del único imputado) y del barrabrava Walter “Chichilo” Acevedo, entre otros. En el debate ella dijo que en realidad ese aparato lo había adquirido a su nombre su patrona, Macarena Bordato (la mujer que se hizo famosa al ser viralizado un video por un incidente en el aeropuerto).

Lo que parecía una declaración normal de una testigo se agravó cuando la mujer dijo además que la Justicia Federal la había citado a declarar porque desde ese teléfono también se había producido una comunicación con un narco al que no pudo identificar y que su jefa fue la que le consiguió el abogado que la asesoró en esta causa.

Bordato desmintió todos los dichos de su empleada y tampoco supo explicar por qué la involucró. Los otros mencionados, que declararon en el juicio, también negaron haberse comunicado con la mujer. El tribunal debe decidir qué hará con esta línea de investigación que surgió de manera sorpresiva en el debate.

4. Hijos del poder

la gaceta / FOTOs DE JORGE OLMOS SGROSSO

Pese a que el fiscal Diego López Ávila, el tercer investigador que instruyó la causa, descartó esta hipótesis por falta de pruebas, durante el juicio volvió a surgir la famosa teoría de los Hijos del Poder. Según la teoría, Gabriel Alperovich, hijo del ex senador José Alperovich, y Sergio Kaleñuk, hijo del fallecido secretario privado del mandatario, Alberto Kaleñuk, fueron mencionados por testigos que aseguraron haber escuchado que Paulina falleció en una fiesta realizada en Raco o El Cadillal, al caer de una mesa o por abuso en el consumo de sustancias.

Durante el debate no surgió ningún indicio que permitiera seguir adelante con esta investigación. “Siento que nunca debimos haber entrado (a la causa)”, dijo Gabriel. Daniel, su hermano, declaró: “mi papá me decía que nos quedáramos tranquilos porque había una cuestión política y que no iba a pasar nada malo. Era la primera vez que nos nombraban en una causa”.

“(El fiscal Diego) López Ávila me investigó todo. Sabe bien lo que hice ese día. Pero me es imposible saber qué hice ese día, si cené o no. Sí me acuerdo que me acosté temprano (la noche anterior)”, enfatizó Kaleñuk.

Este último fue el que más complicado quedó durante el juicio. Cayó en contradicciones importantes y otros testigos desmintieron las versiones que le dio al tribunal. Los jueces, en la sentencia, deben determinar si debe ser investigado por su supuesta participación en el caso. Pese a ello, no surgió ningún indicio que complique a los Alperovich.

5. Vecinos sospechosos

la gaceta / FOTOs DE JORGE OLMOS SGROSSO

Jorge Jímenez (foto), compadre de Soto y Paulina, fue el primer detenido en el juicio por haber incurrido en falso testimonio. El desmintió que haya acosado a Paulina antes de que fuera secuestrada y asesinada. Señaló que se comunicaba con ella porque era su amiga y la pareja de su amigo. El padre del joven, Juan Jiménez, tampoco pudo justificar los insistentes llamados que le hizo a la joven durante varios días.

6. Familia en la mira

la gaceta / FOTOs DE JORGE OLMOS SGROSSO

Pese a que Roberto Luis Gómez juró su inocencia en más de una oportunidad, durante la audiencia surgieron nuevos indicios que podrían complicar a su entorno familiar. Uno de ellos es su padre, José Luis, que apareció comunicándose con el celular de Cruz, la protagonista de la teoría narco. Su hermano podría haber sido la otra persona que utilizó el aparato de Paulina y que ala que nunca se pudo identificar.

Comentarios