La moda se viste de blanco y negro con la muerte de Karl Lagerfeld - LA GACETA Tucumán

La moda se viste de blanco y negro con la muerte de Karl Lagerfeld

El legendario diseñador murió en París. Tenía 85 años. Su trayectoria y sus lapidarias frases.

20 Feb 2019 Por Sofia Alurralde
3

Uno de los principales íconos de la industria de la moda dio su ultimo adiós a los 85 años en París, en el Hospital Americano, ubicado en Neuilly-sur-Seine, luego de acarrear complicaciones de salud durante los últimos meses. Esto también le impidió asistir, en enero pasado (como era habitual), al cierre de su último desfile de alta costura para Chanel.

Con una trayectoria inigualable, el diseñador de origen alemán Karl Lagerfeld será recordado por haber mantenido en la cima la marca Chanel durante 36 años, y en forma paralela, pero con otro ADN, a la italiana Fendi durante 50 años. También por haber creado un imperio alrededor de su imagen y por haber dejado un gran legado de enseñanzas en el mundo del fashion.

Nacido en Hamburgo, Alemania y proveniente de una familia adinerada, hizo realidad su sueño cuando se trasladó a París y a los 21 años participó de un concurso en el que obtuvo el primer premio en la categoría de abrigos. En aquel momento compitió con otra de las que seria también una gran promesa en la moda, Ives Saint Laurent. Entre los jurados se encontraba Pierre Balmain, que lo convocaría años más tarde para trabajar en una de las casas de moda más prestigiosas de París, donde daría comienzo una inolvidable trayectoria.

Lagerfeld era ambicioso y visionario, sabía cuáles eran sus metas y trabajaba con una disciplina admirable para alcanzarlas. No en vano se ganó el titulo del “Káiser” de la moda. “Hago mi trabajo igual que respiro. Así que si no puedo respirar, estoy en un problema”, afirmaba en una entrevista para el New Yorker en 2007.

Un “resucitador”

Después de Balmain, puso en su haber otras firmas de lujo como “House of Patou”, Tiziani, Chloé y la famosa maison italiana Fendi, con la que tuvo una relación de casi 54 años. Hizo más de 200 bocetos que colaboraron con el aggiornamento de la etiqueta romana. Pero no fue con Fendi que se lo coronaria como un verdadero “resucitador” de marcas, sino que sería con Chanel, cuando en 1985, Alain Werthimer, propietario de la marca francesa, acudió a su ingenio y creatividad para que sacara de la agonía la legendaria casa de moda.

Karl Lagerfeld no sólo revitalizó firmas de gran importancia, sino también los conceptos de prêt-à-porter en los años 70, la alta costura de los 80, el uso de las pieles de una forma más casual y no tan glamorosa, todo gracias a su actitud de constante cambio e innovación que logró diferenciarlo de muchos de sus colegas.

El creador de la chaqueta de tweed y la microminifalda se ganó la admiración de una gran cantidad de celebridades del mundo del cine y de la moda, que lucieron sus diseños acompañados con collares de perlas: desde Elizabeth Taylor, Carolina de Mónaco hasta Madona o Lady Gaga, por sólo mencionar algunas. Karl sin ningún miedo al desprestigio o a perder su estilo “chic” realizó en 2004 una colección cápsula para una de las firmas mas masivas de la industria como H&M. Con esto logró que no sólo las celebrities, sino toda persona fiel a su estilo pudiese adquirir una de sus 30 piezas y así popularizó su marca.

Existe un largo listado de cualidades y defectos que se le pueden atribuir al diseñador, de sangre alemana pero de encanto francés, por lo que cosechó amigos y enemigos con frases como: “Está un poco demasiado gorda, pero tiene un rostro bonito y una voz divina”, refiriéndose a la cantante Adele, o “Soy físicamente alérgico a ellas”, cuando hacia alusión a las ojotas”. Nunca tuvo resquemores para decir lo que pensaba y su gran fijación por lucir impecable (su madre lo obsesionó con la idea) lo coronó además como uno de los más polémicos de la industria.

Sin lugar a dudas, con amor o con odio, el multifacético diseñador, fotógrafo y dibujante será recordado como un hito.

Comentarios