Natación: en equipo es mejor

Entre chicos y grandes se nada y aprende mejor

14 Feb 2019
1

TODOS JUNTOS. El plantel de natación de “CC” disfruta de los entrenamientos. En el medio, Martina, la “peque” del equipo. foto gentileza de Luciano Abatedaga

La natación es uno de los deportes donde lo individual prevalece sobre lo colectivo. De todos modos, aunque el nadador está solo en la pileta en cada competencia, detrás suyo hay un equipo que trabaja todos los días para que pueda alcanzar los objetivos. Uno ejemplo de esto es Central Córdoba, que nombró a Luciano Abatedaga encargado del plantel de la institución que apuesta por el crecimiento de sus deportistas con un trabajo donde prevalece el profesionalismo y la seriedad de los profesores. “Tenemos un proyecto para que los chicos puedan competir en el mejor nivel”, explicó.

Los objetivos son varios para esta temporada pero hay uno que en el corto plazo. En Salta participarán este fin de semana de un torneo interclubes donde se medirán contra el anfitrión y Santiago, dos de los equipos más competitivos de la región. Otra de las metas es el cruce de aguas abiertas en Las Termas del Río Hondo, a fin de mes. Allí competirá la más pequeña del plantel: Martina Casal, de apenas 9 años. Ella comenzó a nadar a los 4 por recomendación de su médico debido a un problema en la cadera. A partir de ahí se enamoró de la natación. “Es un deporte muy completo y me gusta. Disfruto cuando lo practico”, señaló.

Abatedaga destaca que la pequeña es muy competitiva y que muchas veces ella empuja y motiva a los más grandes cuando el doble turno de pretemporada se hace pesado.

Brandon Sfriso y Pablo López Sardi son dos de los adolescentes que tiene el grupo. El primero comenzó a nadar a los 12 para combatir el asma. Pablo se sumó a la natación a los 11. Los quinceañeros explicaron que significa estar en el medio de las edades del plantel: “aprendes de los más grandes y se lo trasmitís a los más pequeños”.

Los objetivos a largo plazo están claros: sumar experiencia en torneos y crecer en lo personal y grupal. Martina al ser la más chica es la que mayor réditos saca en esta etapa de perfeccionamiento. La decisión de comenzar a practicar la natación de manera competitiva no fue sencilla. Sabe que el esfuerzo es grande. “Me costo mucho decidirme. Lo pensé bastante. Ahora estoy feliz con mi decisión”. Al escuchar su respuesta la sonrisa se apoderó de su entrenador y compañeros. Luciano al respecto dijo: “su convicción de lo que quiere hacer es muy fuerte. Ella es así siempre. Tiene compromiso y disciplina”.

En Tucumán siempre costó demasiado proyectar una figura a nivel nacional. En Central Córdoba decidieron intentarlo y pusieron en marcha la maquinaria.

comentarios