Cartas de lectores

11 Feb 2019

Registro de conducir

Nuevamente debo recurrir a esta sección de LA GACETA a efectos de solicitarles muy respetuosamente al sr. Intendente y al Concejo Deliberante para que intercedan ante la Dirección de Tránsito a los fines de que se deje sin efecto la disposición que obliga a aquellos que solicitan la renovación del registro automotor para la conducción de autos particulares en exigir la presentación del certificado de buena conducta. Esto trae aparejado tener que realizar el trámite en Registro Civil para adjuntar copia de certificado de nacimiento legalizado y luego concurrir con turnos a la delegación policial (División de Antecedentes penales). Las leyes 24.449 y su modificatoria la nº 26.663, a las cuales está adherida nuestra Municipalidad, no exige tal requisito. El Art. 26 (ley 26.663) expresa que antes de otorgar una licencia para conducir automotores se requerirá al Registro nacional de Antecedentes del Tránsito informe de infracciones y sanciones penales en ocasión del tránsito. La denominación correcta es Certificado Nacional de Antecedentes del Tránsito (Cenat). Si este no fue creado en nuestra ciudad, será responsabilidad del municipio. No se puede ni debe ser trasladado ese trámite engorroso a los ciudadanos, quienes en definitiva somos los que les pagamos los haberes. La ley también expresa que para los mayores de 65 años, se contemplará el tiempo de vigencia del carnet, en cada caso. Acá nos miden a todos con la misma vara. Un año. Tengo mi registro vencido desde diciembre del pasado año. Muy poco uso mi vehículo, debido a la edad. Pero no estoy dispuesto a cumplir con instrucciones descabelladas como esta que comento. Recuerden al General: dentro del plato, todo. Fuera del mismo, nada.

Hugo César Navarro

Avenida Francisco de Aguirre 1.582

San Miguel de Tucumán

“Violencia que genera violencia”

El titulo les llamará la atención, pero no les quepa duda que si consiguiera un grupo de jubilados al estilo de Morgan Freeman, Michael Caine y Alan Arkin que protagonizan un golpe a un banco en un filme, yo iría, no a robar, sino a destrozar cajeros donde percibimos nuestro sueldo los jubilados y toda persona bancarizada que solo dan ahora billetes de 500 y 1.000 pesos. Cuando con muy buen tino se usó este sistema para el cobro de sueldos había hasta billetes de 5 y 10 pesos en los mismos. Digo yo, y me hago la pregunta: ¿por qué razón, cuando una suma es inferior a 100 pesos, no redondean y el mes posterior el banco emisor de tu tarjeta, y que es donde se nos liquidan los haberes, lo pueden descontar dándonos una solución a esta situación? Sinceramente así como los menores no son pasibles a permanecer presos, pienso que si hacemos esto tendremos por la edad arrestos domiciliarios y seguramente nos devolverán a nuestros hijos, o en una de esas solucionamos el problema de comida todos los días estando presos.

Armando Gómez

[email protected]

Simulacro

Toda la comunidad, en especial la vinculada a relevantes temas institucionales planteados y resueltos ante el Poder Judicial de nuestra provincia con motivo de la infausta reforma constitucional del 2006, quedó ingratamente impactada por la sentencia dictada por la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, en una acción de amparo que -a mi juicio- importó todo un penoso simulacro de proceso constitucional, realmente no adversarial. No hubo en ese juicio sumarísimo dos partes efectivamente enfrentadas, defendiendo posiciones, criterios e intereses diferentes. La actora-el Frente Renovador Auténtico-políticamente aliada al oficialismo gobernante, planteó un amparo contra la Provincia de Tucumán representada por su gobernador Manzur, reclamando una insólita inconstitucionalidad y nulidad de la cláusula del art.43,inc.6° del texto constitucional reformado en 2006. Dicha cláusula prevé que “La elección de autoridades se efectuará dos meses antes de la conclusión del mandato de las autoridades en ejercicio”. El fundamento de la acción fue invocar precedentes jurisprudenciales de nuestro máximo tribunal en los cuales se descalificó y nulificó cláusulas constitucionales de ese disfraz constitucional del alperovichismo, sin tener el específico y previo aval competencial de la ley 7469 que declaró la necesidad de la reforma parcial del texto constitucional de 1990. Según el Frente Renovador, la ley 7469 solo había facultado a la Convención Reformadora para modificar las bases del Régimen Electoral, no para incorporar ninguna nueva cláusula en ese régimen, por lo que correspondía declarar su inconstitucionalidad y nulidad por haberse, supuestamente, extralimitado en su competencia al incorporar esa cláusula del art.43 inc.6°. La sentencia cuyo análisis crítico efectúo en esta carta acogió, con esos fundamentos, el reclamo de la actora, olvidando que la Convención estaba expresamente facultada por la ley 7.469 para modificar el art.80 de la Constitución del 90, que prescribía que el Gobernador debía convocar a elecciones de renovación de autoridades con cuatro meses de anticipación a la conclusión del mandato de las autoridades existentes, y estableció en el nuevo art.100 la misma disposición del 43 inc.6°. Ahora el “Frente Renovador” busca que la sentencia “aclare” que también es nulo el art.100 vigente.El gobernador Manzur, rápidamente, dijo que cumpliría con la sentencia dictada que, curiosamente, lo favorecía en su intención de, adelantar las elecciones, evitando que el proceso electoral local coincidiese con las elecciones nacionales, para evitar confrontar electoralmente con su “creador”, José Alperovich, quien inesperadamente se evidenció como “hiper” cristinista, y busca que sus seguidores lo apoyen en su enfrentamiento con la dupla “Manzur-Jaldo”. El Camarista preopinante en este deplorable fallo se incorporó a la Justicia recientemente, luego de su prolongado paso por las filas del oficialismo gubernamental. El restante magistrado convalidó con su voto esta nefasta utilización de la Justicia para coyunturales fines político-partidarios. Ambos, a mi juicio, evidenciaron que no son confiables en cuanto a la imparcialidad de sus decisiones..

Luis Iriarte

[email protected]

“Ingeniero”

A diferencia del físico teórico, el ingeniero nunca puede equivocarse porque de otro modo se cae el puente, alguien se electrocuta al conectar una red o la zonda espacial dirigida a Marte se va un día más lejos, como realmente ocurrió cuando dos grupos distintos de ingenieros de la NASA usaron unidades diferentes (métricas e inglesas) en sus cálculos. Es por ello que el ingeniero siempre planifica para la peor situación, no la mejor: no existe un ingeniero bien entrenado que sea “optimista”. Por el contrario hace modelos, simulaciones, pruebas, y sobre todas las cosas mide la realidad con la varita más exacta que pueda encontrar. Por supuesto, hablo de los que se han recibido por derecha, porque en nuestro país sobran los dueños de la fábrica a quienes se les llama “ingeniero” por respeto, como llamamos doctor a cualquiera que use traje, o llamamos “master” al vulgar chanta que nos cae simpático. Cualquier semejanza con la realidad circundante es casual.

Leonardo Peusner

[email protected]

“Demasiado optimista”

Cuando el 16 de diciembre de 2015, y el 23 de abril de 2016, el presidente Mauricio Macri anunciaba el levantamiento del cepo cambiario, y el pago a los fondos buitres respectivamente, los apostadores de Wall Street, festejaron efusivamente las decisiones del jefe de estado, porque “picarescamente”, lo consideraban como un liberal experto en los mercados financieros, festejaban, que el presidente de un país pobre los invitara a apostar en la timba financiera legalizada a la medida de sus intereses. Los apostadores aplaudieron y alentaron al presidente, y de paso le “relataron” que el levantamiento del cepo, más el pago a los buitres, le permitirían lograr una moneda más competitiva, aumentando las inversiones, sin duda que de este verso salió el eslogan de la “lluvia de inversiones”, “los brotes verdes”, “los derrames”, y otras tantas barbaridades que anunciaron. Mauricio Macri inocentemente compró el “relato”, y en tres años el peso perdió el 105% de su valor. Ante semejante pérdida del poder adquisitivo de la moneda, los lobos de Wall Street, le llamaron, el “mayor perdedor del mundo”. La calificación es acertada, porque nuestra moneda fue la que más se devaluó en el mundo, con una de las inflaciones más altas del planeta, con una economía en estanflación, etcétera. El diario Perfil, en su edición del 14/1, informó que la agencia Bloomberg, la más certera en apreciaciones de la economía, pronostica devaluaciones del peso, entre un 20%, y un 50%, para 2019, y una inflación entre el 30 y el 40%, para el mismo período, lejos del 23% del presupuesto del FMI. Para completar las muestras de la incapacidad del Presidente, el diario Perfil, en su edición del 8/2, informa que el jefe de estado confiesa que fue “demasiado optimista”, en sus apreciaciones sobre la inflación, la verdad es que fue “demasiado incapaz”. Finalizo preguntando, en manos de quien estamos, porque la incapacidad no se heredó del gobierno anterior, es algo que está en la naturaleza del hombre.

José Emilio Gómez

Reyes Católicos Nº 112

Banda del Rio Salí

Comentarios