Tres historias: hechos que se destacan en el día a día deportivo

El ignoto primer campeón de un torneo de verano. La aplaudida actitud de un tenista en Australia. Y el final de la carrera futbolística para el rey de la velocidad.

24 Enero 2019

Bolt cerró una etapa

Su carrera futbolística no prosperó

Cuando el jamaiquino Usain Bolt entraba a las pistas de atletismo, todo podía esperarse de él, sin importar la competencia. Con su retiro de la disciplina que lo consagró como uno de los hombres más rápidos del mundo, quiso incursionar en el mundo del fútbol, pero no parece haber funcionado como esperaba.

Entre los 11 títulos mundiales y las ocho medallas de oro en Juegos Olímpicos, Usain pensó tener todavía lugar, tiempo y capacidad para un par de logros más. Esta vez, con los botines puestos y con la pelota al lado de sus pies. Después de haber buscado un club que lo recibiera, y después de haberse ofrecido en algunas instituciones que le atraían, llegó a Central Coast Mariners, un equipo australiano.

El ex velocista se incorporó a los entrenamientos del club oceánico en medio de los ojos curiosos del deporte. También tuvo sus minutos en cancha con el dorsal número 95. E incluso se llevó la experiencia de gritar más de un gol que llegó de su pie izquierdo. Además demostró tener la capacidad de usar sus miembros izquierdos y derechos sin ninguna diferencia en su capacidad: ¡Firma autógrafos con la mano derecha; mete goles con el pie izquierdo!

Pero el selecto grupo de zurdos que desplegaron, y despliegan, su magia en cancha, y que tiene en esa lista a grandes personalidades del deporte argentino como Lionel Messi o Diego Maradona, parece no incluir a Usain Bolt, que no logró terminar de cautivar al mundo del fútbol. El jamaiquino sólo tuvo el interés del club australiano, en el que tampoco llegó a un acuerdo económico para continuar con su carrera, camino que Bolt esperaba recorrer de manera profesional. “Fue una buena experiencia. Disfruté siendo parte de un equipo”, admitió el ganador de ocho títulos olímpicos. Y, a modo de cierre a su carrera, agregó: “fue bonito mientras duró”.

Del atletismo al fútbol. La carrera deportiva del “relámpago” llegó a su final. Pero Bolt, con 32 años, todavía tiene energía de sobra para invertir en un rubro diferente. “Tengo muchos proyectos, seré un hombre de negocios”, adelantó sobre su nueva faceta.

¿Seguirá rompiendo récords y escribiendo una exquisita historia como en el atletismo? ¿O se tratará de un corto y fugaz intento de adjudicarse nuevos logros? Habrá que esperar la incursión del “Hombre más rápido del mundo” en los negocios para saberlo.

Sorpresa húngara

Vasas, campeón del verano ‘68

Los torneos de verano representan una instancia para calmar la ansiedad, mientras se espera por el regreso a la actividad oficial del fútbol. Poco prestigiosos para algunos, importantes para otros, las competencias veraniegas tienen su cuota de atracción. Aún así, no son muchos los que podrían recordar la primera edición de estos torneos.

El año 1968 marcó un antes y un después para Mar del Plata: se organizó un cuadrangular. Dos de los actuales clubes en Primera división fueron protagonistas de esos cruces: River y Racing. A los equipos argentinos se les sumó la selección de Checoslovaquia y Vasas de Budapest, un hoy casi ignoto club húngaro que venía de jugar una competencia similar en Chile.

River tenía entre sus nombres rutilantes a Amadeo Carrizo, y como director técnico a Ángel Labruna. Racing, por su lado, venía de consagrarse campeón intercontinental. Pero la sorpresa la dio el equipo húngaro: después de destacarse en los primeros partidos, llegó a la final contra el equipo “milonario”. Contra todo pronóstico se impuso Vasas por 3 a 0, consagrándose campeón de aquella primera competencia junto al mar.

Tenis ejemplar

Pouille elogió a Mauresmo

El tenista francés Lucas Pouille se llevó las primeras planas luego de que sacara su pasaje para las semifinales del Abierto de Australia. Pero también lo hizo por declartaciones suyas luego del triunfo contra el canadiense, Milos Raonic, que lo dejó entre los cuatro mejores del torneo.

Pouille dejó en evidencia una firme postura luego de que el ex tenista John McEnroe le consultara sobre el rol de su entrenadora Amelie Mauresmo, que lo acompañaba desde la tribuna. “No importa si sos hombre o mujer, lo importante es que sepas lo que estás haciendo y ella sabe todo sobre tenis”, dijo el jugador, todavía dentro de la cancha del complejo de Melbourne donde se juega el torneo. Los aplausos del público aparecieron entonces por segunda vez, en una natural reacción ante sus palabras. “Los tiempos cambiaron y si un hombre puede entrenar a una mujer, también puede suceder lo contrario”, dijo el número 31 del ranking ATP.

El tenista, de 24 años, eligió a su entrenadora por su experiencia, algo que encuentra respaldo también en sus números. Mauresmo conoce lo que es lograr un título en el Grand Slam australiano: lo logró en el 2006. Ese mismo año, la francesa (actualmente de 39 años), se consagró campeona en Wimbledon. Pero no termina ahí: Amelie fue capitana de Francia en Copa Davis (2018) y fue entrenadora del británico Andy Murray. Pouille avanza, y Mauresmo y Australia, son testigos de eso.


Temas Usain Bolt
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios