Entre el Estado de derecho y el de hecho

Las dos partes entienden que el Gobierno debe intervenir para que haya un arreglo.

10 Dic 2018

Según la nota de APA, “los terrenos relevados de Tafí incluyen unas 60.000 hectáreas. La comunidad cuenta con 14 bases y 7.000 habitantes reconocidos como indígenas. En todo el valle de Tafí viven unas 11.000 personas. En la Base Costa 1 residen unas 200 familias”.

Delimitación legal

El abogado Martín Terán replica que “hay que determinar qué tierras protege la ley 26.160. Las que fueron ancestralmente ocupadas por la comunidad indígena. Y estas no lo son”.

Añadió que el relevamiento territorial de comunidades que se hizo en toda la provincia “ha sido presentado en Casa de Gobierno y en Catastro, pero aún no fue aprobado”. Según el abogado, “ese relevamiento se hizo por convenio entre INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas) y Defensoría del Pueblo, con agrimensores, pero sin participación de los titulares registrales; y por lo menos hay que notificarlos para que manifiesten conformidad, o no. Tiene que tener una publicidad eso. No la tuvo”.

En cuanto al informe de que se trata de 60.000 hectáreas en todo el Valle, advirtió: “¿hablan de todo el valle, entonces? Y en caso de que ellos sostienen que es así, ¿la manera de recuperar la posesión es a través de la violencia? El Estado los tiene que sacar y hacer cumplir la ley. Si ellos consideran que son poseedores como comunidad preexistente tendrán que ir por la vía judicial. Si no, admitimos que hay dos estados: el de derecho al que pueden recurrir los ciudadanos, y el estado de hecho, que es el que usan ellos”.

El cacique Santos Pastrana dijo que “la única forma en que se resuelva es que intervenga el Gobierno y se dialogue. Nosotros hemos venido planteando eso. No están respetando la ley 26.160. No debería pasar esto hasta que se resuelva qué va a pasar con el relevamiento”.

Más de 400 posesiones

Añadió que “la comunidad de Tafí tiene más de 400 posesiones, unas con problemas y otras resueltas. Hemos hecho acuerdos de convivencia pacífica con (los terratenientes) Frías Silva y Martínez de Zavalía”.

Comentarios