Manzur pidió más presencia territorial; Alperovich, no confrontar, por ahora

El gobernador convocó a los intendentes para fortalecer la fórmula; el senador reunió a dirigentes para afianzar su postulación. Ambos sectores debaten estrategias. El jefe del PE anuncia el “Plan Verano”. El senador se fue, por unos días, a Miami.

06 Dic 2018

En una y otra acera del oficialismo, la campaña se cocina a fuego lento. En la residencia del gobernador Juan Manzur, él y su vice, Osvaldo Jaldo, bajaron línea a los intendentes peronistas de que hay que robustecer la presencia territorial en cada distrito. En la de José Alperovich, en tanto, el planteo fue similar, aunque el senador pidió que, por ahora, no haya confrontación. Todo esto sucedió en la noche del martes, a cinco minutos en auto desde un búnker hacia otro; ambos situados en Yerba Buena. Manzur recibió a sus invitados con un asado que se prolongó hasta pasada la medianoche; Alperovich les sirvió lomo a un centenar de comensales, en su mayoría referentes territoriales.

Ayer, los ex socios y aliados políticos se distanciaron aún más. El gobernador viajó a Buenos Aires para mantener una serie de reuniones institucionales y políticas; su antecesor en el cargo, a su vez, partió hacia Miami, donde descansará durante 10 días, según comentaron a LA GACETA algunos de sus colaboradores.

La reunión de Manzur con sus principales aliados territoriales se caía de maduro desde que el mandatario regresó de Buenos Aires, donde participó de encuentros en el marco del G20. Los dirigentes con cargos institucionales estaban preocupados ante la posibilidad de que el mandatario tome otros rumbos políticos y no repita la fórmula con Jaldo en los comicios generales del año que viene. Esta situación se alimentó luego de que el propio Manzur fuera invitado a integrar la mesa chica de la tercera posición justicialista, es decir, de aquellos dirigentes con aspiraciones a ser nominados como candidatos presidenciales de la renovación peronista. Manzur niega que tenga aspiraciones presidenciales para 2019; pero no que vaya a pelear esa posibilidad en 2023. “Falta mucho; no puedo ni debo hacer futurología. Dios dirá”, contesta cuando se le consulta sobre esa alternativa.

En la noche del martes, muchos de los intendentes (sólo faltaron con aviso el tafinisto Jorge Yapura Astorga y la jefa municipal de Aguilares, Elia Fernández, representada por su esposo Sergio Mansilla) despejaron sus dudas. “Esta es una pelea en serio; hay que prepararse para la confrontación; se equivoca aquel que piensa que habrá arreglo en el oficialismo en marzo o en junio”, fueron algunas de las frases que se lanzaron en el manzurismo. El propio intendente de Banda del Río Salí, Darío Monteros, admitió que “en la reunión se bajó línea con definiciones profundas sobre el rumbo de la fórmula justicialista”. “Se dejó en claro que Manzur y Jaldo serán candidatos hasta el final de la contienda de 2019”, remarcó el bandeño. Reconoció, a su vez, que Manzur intentará también que Tucumán forme parte de la mesa chica de decisiones del PJ nacional con la idea de que vuelva a hacerse cargo del gobierno nacional en 2019.

Manzur estará hoy nuevamente al frente del Poder Ejecutivo. En Casa de Gobierno convocará nuevamente a los intendentes para presentar el “Plan Verano” que, entre otras medidas, tiende a contener a la población infantil en los comedores infantiles escolares durante el verano. Según el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, esta acción puede beneficiar a 60.000 chicos que recibirán alimentos en casi 400 escuelas de toda la provincia, con un esfuerzo presupuestario estimado en $ 34 millones.

Del otro lado

Alperovich, en tanto, ha dejado claras instrucciones a su dirigencia para lo que se viene. Por ejemplo, les ha sugerido que no confronten ni con el Partido Justicialista ni con la dirigencia de Cambiemos, a partir de los resultados obtenidos en una encuesta de imagen. “Está midiendo bien y creemos que nuestro espacio se puede consolidar en el tiempo”, reveló ayer el concejal alperovichista, David Mizrahi. Al igual que el manzurismo, a los colaboradores del senador también les bajaron línea para un mejor uso de las redes sociales. La estrategia de Alperovich, que ha dicho que presentará candidatura a gobernador por fuera del PJ, es captar a la clase media, en la idea de que no ha tenido penetración electoral en esa franja social. A través del uso de las redes, intenta hacer campaña en el corazón de los más jóvenes. El alperovichismo, durante el encuentro, mostró que hay un límite en el electorado, al que no puede vencer: el 30% o el 32% que rechaza la postulación del actual senador. “De todas maneras, hay que hacer un esfuerzo para mostrar que hay otra imagen y que se renueva la política”, indicó a nuestro diario otro colaborador del ex mandatario. La cena del martes, en este caso, ha sido breve. No más de las 22. “Creo que vamos a tener que ampliar la carpa para cobijar a más dirigentes territoriales”, ironizó Mizrahi sobre la convocatoria.

El cierre del año ha marcado, también, una suerte de tregua entre dos de las fuerzas que competirán el año que viene. El recrudecimiento de la interna del otrora oficialismo ha puesto en guardia a la oposición. En Cambiemos, las diferencias también están en el orden del día frente a las potenciales candidaturas a gobernador de la senadora Silvia Elías de Pérez; del diputado José Cano y del ex ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay. En todos los frentes se cocinan estrategias electorales.

Comentarios