Concentración, el jugador N° 16

Tucumán Rugby-Los Tarcos, un duelo físico y mental.

10 Nov 2018
1

FORTALEZA MENTAL. Dominar la ansiedad y los nervios será un aspecto clave. la gaceta / foto de hector peralta (archivo)

Al igual que los clásicos, de las finales suele decirse que son partidos aparte, en los que poco y nada importa cómo llegue cada uno. También se asegura que las gana no el que más acierta, sino el que menos se equivoca. En ambos postulados se advierte a simple vista la importancia que cobra el factor psicológico en este tipo de choques: la ansiedad y los nervios son mucho mayores a lo normal cuando hay un título en disputa y son capaces de sabotear cualquier idea de juego, por aceitada que esté.

La cuestión tiene un peso particular tratándose de Tucumán Rugby y Los Tarcos, dos equipos que en la última década y media han estado presentes en casi todas las rondas finales, pero con muy bajo porcentaje de efectividad en la cosecha: en los últimos 19 años, el “Verdinegro” ganó sólo tres títulos y el “Rojo” dos.

Para mantener los nervios bajo control, resulta fundamental abstraerse del entorno, sobre todo de uno tan multitudinario y ruidoso como el que mañana ofrecerán las tribunas de la “Caldera del Parque” durante la final por la Copa de Oro “Club La Gaceta”, que se jugará a partir de las 18 y se verá en vivo por Canal 10.

En esa necesidad de abstracción entra a jugar su papel la concentración. En su nuevo libro “La Clave de la Concentración”, el psicólogo deportivo Fernando Saccone asegura que “la carencia de una óptima concentración durante el partido hará tirar por la borda lo trabajado en las prácticas”. En el mismo sentido, Gilbert Enoka, desde hace una década psicólogo de los All Blacks, sostiene que “el arte de la concentración consiste en saber qué sacarse de encima”.

En una pulseada a priori tan pareja como la que enfrenta a “Verdinegros” y “Rojos”, la fortaleza mental será incluso más importante que la física en los minutos finales.

Comentarios