Argentina cobija el mito de Caín y Abel

La obra "Terrenal. Pequeño misterio ácrata" de Mauricio Kartun, llega a Tucumán luego de cinco años de éxito. Actúan Claudio da Passano, Rafael Bruza y Claudio Martínez Bel.

10 Nov 2018
3

TEATRO POLÍTICO. Kartun pone la poesía y la excelencia en el cuerpo y las voces del trío que hace “Terrenal”. Prensa / Foto de Sofia Montecchiari.-

HOY

• A las 22, en el Teatro Alberdi (Jujuy y Crisóstomo Álvarez). Entradas 2x1 con Club La Gaceta.

Esta noche subirá a escena, en el teatro Alberdi, “Terrenal. Pequeño misterio ácrata”. La obra de Mauricio Kartun abruma, en su quinta temporada en cartel, con los elogios de la crítica argentina y extranjera; con los numerosos y diversos premios recibidos; con los comentarios del público que vuelca halagos en las redes sociales, pero, ante todo, con la recomendación de los amigos que ya la disfrutaron: “no podés dejar de ver esta obra”.

El dramaturgo retoma el mito bíblico de Caín y Abel desde una lectura política crítica del origen del capitalismo, contado por el historiador Flavio Josefo, un historiador judío del siglo I dC.

Josefo habla de estos personajes del origen de los tiempos y personifica en ellos dos polos opuestos: uno encarna la creación de la propiedad privada y sus iniquidades, y el otro, la libertad de espíritu y el aire fresco.

La dramaturgia y la dirección son de Kartun, con escenografía y el vestuario de Gabriela A. Fernández; iluminación de Leandra Rodríguez y diseño sonoro de Eliana Liuni. Actúan Claudio da Passano como Abel; Claudio Martínez Bel como Caín y Rafael Bruza como Tatita.

La historia está desplazada de tiempo y lugar respecto de la original. Kartun la sitúa en un pobre loteo de la provincia de Buenos Aires, donde Caín es un precario productor de morrones y su hermano vende carnada a quienes se acercan a pescar. Ambos esperan el regreso de Tatita, que vuelve un domingo.

Kartun disertó ayer sobre el proceso creador y elogió la producción teatral de autores tucumanos en la provincia. “Cuando el autor es local, el espíritu del lugar se expresa a través de sus textos y es lo importante”, dijo.

> Claudio da Passano
“Tanto Abel como Caín son personajes infinitos”

Claudio da Passano estudió con María Esther Fernández, Agustín Alezzo y Joe Morris. Se formó en diversas disciplinas. Tiene una larga trayectoria como actor desde su debut en el Teatro Cervantes, y luego en el Teatro General San Martín, en salas comerciales y en producciones de teatro independiente, en Argentina y en giras en el exterior. En “Terrenal” encarna a Abel, y le dice al respecto a LA GACETA: “sería muy largo contar las anécdotas que han ocurrido con Abel en lugares tan dispares como Venezuela o España. Para mí es uno de esos personajes soñados, que uno espera toda la vida. Por suerte vino; lo he disfrutado, lo disfruto y es un personaje que se hace con mucha amplitud de registros. Es inagotable, de los que hay muy pocos en el teatro. Por eso, cuando a uno le toca un personaje así, agradece”.
- ¿Cuánto de Abel hay en Claudio da Passano?
- Creo que de Abel hay en todos un poquito, así como tenemos de Caín. Por eso la obra es tan trascendente, porque no habla de personajes ajenos, sino que todos tenemos un poco de ambos. Por eso el público participa tanto y agradece, y se identifica con los dos personajes. Eso es lo maravilloso de la obra que escribió Mauricio Kartun. Yo no sé si él es consciente de todo lo que genera, porque es impresionante.
- ¿Cómo es Abel?
- Abel tiene la parte bohemia, del “dolce far niente”, de disfrutar de la naturaleza y del buen pasar. Todos deseamos eso, y tal vez la humanidad haya sido hecha para eso. El trabajo es un mandato que vino mucho después: ahí aparece Caín. El trabajo, como mandato para proteger las posesiones. También todos tenemos un poco de ambición; deseamos poseer cosas que no necesitamos y nos pasamos la vida tratando de conseguirlas. La verdad es que tanto Abel como Caín son personajes infinitos. Da mucho placer hacerlos, explorarlos y poder jugar con ellos. 

 

> Claudio Martínez Bel
“Es la obra bisagra en el teatro argentino”

Claudio Martínez Bel es actor, autor, docente y director de teatro formado en la Escuela Nacional de Arte Dramático. Se especializó en las técnicas del clown y en la escritura del teatro criollo. Tiene una larga trayectoria en salas porteñas, que lo llevó a giras en el exterior y con varias nominaciones y premios. Trabajó como actor en más de 20 obras entre el Teatro Nacional Cervantes y el Teatro San Martín, y también en cine y en televisión. Enseña en la Escuela Metropolitana de Arte Dramático. En “Terrenal” encarna a Caín desde el estreno de la obra, en 2014. “Es una de las experiencias más hermosas de mi vida en teatro. Significa la posibilidad de hacer tantas funciones en permanente crecimiento, en una búsqueda constante, siempre descubriendo nuevos matices. Estoy muy feliz, más allá de que la obra me encanta. Para mí es la obra bisagra en el teatro argentino; es un mojón de esos que aparecen cada tanto. Me siento muy afortunado de haber sido convocado para este papel. Me la paso aprendiendo, me la paso disfrutando; la verdad es que es un placer”, expresa.

- ¿Hay algo de Caín en Claudio Martínez Bel?
- Creo que Caín somos todos, el mecánico de enfrente, la señora de al lado. Todos, absolutamente todos somos Caín. El asunto es cuánto dejamos que crezca dentro de nosotros o no, y lo rechazamos. Ahora, en la medida en que seamos solidarios avanza Abel y Caín queda un poco más retraído.
- ¿Cuáles son las perspectivas con “Terrenal”, dado que se la promociona como en sus últimas funciones en Buenos Aires?
- Nosotros seguiremos con la obra. Son las últimas funciones en el espacio físico del Teatro del Pueblo de Diagonal Norte, porque cierra esa sede después de muchísimos años. Pero va abrir otra sede, y nosotros seguiremos también en otro lugar; todavía no tenemos definido dónde, y no sabemos si juntos o separados.

Comentarios