Prevención y detección temprana contra el HLB

Todos los involucrados en la actividad citrícola del NOA entienden que la lucha debe ser sin cuartel. Hay que seguir trabajando en conjunto para pulir aspectos, técnicos, administrativos, logísticos, de comunicación y financieros, para que las herramientas y normativas existentes tengan mejor efecto para prevenir y evitar el ingreso y avance de esta peligrosa enfermedad.

10 Nov 2018
1

El fin de año ya está llegando y, por suerte, hace unas semanas atrás se realizó en Buenos Aires la firma de los convenios entre Afinoa, Fondagro y Senasa, para la constitución del ente fitosanitario y el fortalecimiento de las barreras fitosanitarias, lo que permitirá afianzar los sistemas de control y mejoramiento de infraestructura y de comunicación, del sistema de barreras fitosanitarias, de manera integrada entre los gobiernos provinciales, el Senasa y el sector privado de la región NOA.

En la edición de hoy describimos las acciones que viene desarrollando Afinoa, conjuntamente con los gobiernos provinciales del Noroeste Argentino, en procura de hacer más eficientes los controles en las barreras fijas y móviles, y definir cuáles serán las diferentes obras que se harán para que las barreras integradas funciones más eficientemente.

Está claro que la premisa de todo lo que se viene haciendo, desde hace un tiempo y de manera coordinada entre estos factores, es prevenir el ingreso y/ o diseminación del HLB en nuestra región productiva.

Es importante destacar que los técnicos y especialistas de los países que hoy la tienen presente, y que están sufriendo grandes pérdidas económicas por no atenderla con seriedad en el momento oportuno, afirman que la prevención en todo sentido y realizada a tiempo es el arma que puede lograr dar el triunfo contra esta peligrosa enfermedad, y si llega a aparecer, de alguna manera poder minimizar sus efectos de forma importante, y, en esto, las barreras y el control del movimiento de frutas y material vegetal es fundamental.

Prevención

En diferentes charlas y exposiciones que se dieron de manera permanente en la provincia y en la región, los técnicos expresaron estas afirmaciones, y en el caso del NOA, donde la enfermedad todavía no está presente, podemos lograr el objetivo buscado de prevenir su ingreso y/o estar bien preparados por si aparece.

Es por ello, que no se deben bajar nunca los brazos y seguir trabajando coordinadamente, para lograr el objetivo buscado, y en esto parece que los productores, técnicos, gobiernos, Senasa e instituciones de investigación van y trabajan todos en esa línea.

Con sólo mencionar cómo funciona el cluster citrícola y el éxito que tiene en los mercados del mundo, donde se comercializa su fruta cítrica fresca y se utilizan sus productos industrializados, es suficiente para seguir en ese camino. Y hoy se demuestra que esa ruta debe seguir siendo transitada y reorientando lo que no se viene haciendo bien, pero fortificando aquellas acciones que tuvieron éxito.

Preocupación por el HLB, hay y es mucha, por lo que viene pasando con la enfermedad y su vector en Misiones, Corrientes y Entre Ríos, donde están presente en plantaciones comerciales y traspatio, a la que se suman provincias como Chaco, Formosa y Santiago del Estero, provincias éstas que se encuentran bajo un Plan de Contingencia, donde se eliminaron los focos que se presentaron y están bajo vigilancia permanente.

Todos afirman que la prevención es la única herramienta para salir victoriosos en la lucha contra el HLB, a lo que se debe sumar la detección temprana del vector y de la enfermedad, a través del monitoreo en todas las áreas citrícolas y adyacencias. A esto se debe agregar, también, el compromiso de la sociedad en su conjunto de cumplir con todas las normativas vigentes, y esto, seguramente, será confirmado nuevamente en la próxima reunión del Corenoa a realizarse el martes y miércoles próximo en Jujuy, en donde el sector privado, las provincias y la Nación discutirán y evaluarán los pasos a seguir para enfrentar esta enfermedad, que tiene en vilo a todo el sector.

Por suerte, todos los involucrados en la actividad citrícola en el NOA entienden que la lucha debe ser sin cuartel, ya que el panorama, en cuanto al avance del HLB en el mundo y en nuestro país, es grave, por lo que hoy se debe seguir trabajando en conjunto para pulir aspectos técnicos, administrativos, logísticos, de comunicación y financieros, para que las herramientas y normativas que se tienen tengan mejor efecto, para prevenir y evitar el ingreso y avance de esta peligrosa enfermedad.

Siempre dijimos que todos deben ser partícipes para que el HLB no aparezca en nuestra región, y en este aspecto, la coordinación y la implementación de planes de acción, en aspectos productivos, fitosanitarios, de control y de comunicación, en los que actualmente se trabaja y deben profundizarse, son fundamentales para el objetivo buscado.

Comentarios