La obesidad es una amenaza seria para la salud de los niños

28 Oct 2018
1

Por César Chelala.-

En muchas culturas y en épocas más antiguas, la obesidad en los niños era un signo de buena salud. Este ya no es el caso. Según un estudio del Instituto Nacional de Salud de EEUU, debido a sus graves efectos sobre la salud, el aumento mundial de la obesidad infantil se ha convertido en una “epidemia”.

“Es una pesadilla explosiva en el mundo en desarrollo”, dice Peter Gluckman, copresidente de una comisión para terminar con la obesidad infantil (ECHO).

Algunos estudios realizados en países del Medio Oriente muestran que la obesidad infantil es un problema grave en toda la región. El rápido ritmo del desarrollo económico se ha visto acompañado por niveles decrecientes de actividad física y un mayor consumo calórico, particularmente de “comida chatarra”. Estos son factores importantes en la obesidad infantil y adolescente.

Es probable que los niños obesos sigan siendo obesos en la edad adulta y corren el riesgo de sufrir varios problemas de salud graves, como diabetes tipo 2, asma e insuficiencia cardíaca. Además, la obesidad en los niños puede obstaculizar sus logros educativos. Por lo tanto, es importante que los funcionarios de salud pública y escolares desarrollen una serie de medidas destinadas a aumentar el nivel de actividad física entre los niños dentro y fuera de la escuela, y realicen campañas educativas que muestren los riesgos de consumir alimentos y bebidas con alto contenido calórico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta que el aumento de la obesidad infantil en los países de bajos y medianos ingresos es una tendencia alarmante que exige una “acción de alto nivel”. Alrededor de la mitad de los niños obesos del mundo, el 48 por ciento, vive en Asia. Aunque muchos países del sudeste asiático han logrado impresionantes ganancias económicas en los últimos tiempos, al mismo tiempo, hubo un aumento de las condiciones, como el exceso de alimentos o la desnutrición, donde algunos niños tienen sobrepeso, mientras que sus pares pueden sufrir las consecuencias de la falta de alimentos nutritivos.

Esta “doble carga” de malnutrición está sucediendo ahora en países de ingresos medios como Indonesia, Malasia, Filipinas y Tailandia. Christiane Rudert, Asesora Regional de Nutrición para Unicef en Asia Oriental y el Pacífico declaró en un comunicado de prensa: “Los niños asiáticos ahora están en riesgo de desnutrición en ambos extremos del espectro”.

No hay un factor único que explique las altas tasas de obesidad entre los niños, aunque hay varios factores que contribuyen con diferente importancia en diferentes entornos y circunstancias. Cada vez más, los niños en todo el mundo se crían en entornos obesogénicos (el entorno obesogénico se refiere a un entorno que ayuda o contribuye a la obesidad).

Uno de los factores que contribuyen más a la obesidad es el alto consumo de alimentos ricos en carbohidratos y el alto consumo de bebidas azucaradas. “Los niños están expuestos a alimentos ultraprocesados, densos en energía y pobres en nutrientes, que son baratos y de fácil acceso”, dice la OMS.

La inactividad física es otro factor importante que contribuye, a menudo asociado con un incremento significativo en la televisión. Se ha demostrado que cada hora que se ve la televisión se asocia con un aumento del 1-2 por ciento en la prevalencia de la obesidad entre los niños urbanos.

La obesidad en los niños puede tener costos económicos significativos. La obesidad, que afecta aproximadamente al 10,4% de los niños de entre 2 y 5 años de edad y a más de 23 millones de niños y adolescentes en total en los Estados Unidos, le cuesta al país $ 117 mil millones por año en gastos médicos directos y en costos indirectos, según la Fundación Robert Wood Johnson.

Es importante educar a los padres antes y durante el embarazo para la prevención temprana de la obesidad infantil, y trabajar con los gobiernos para proporcionar recursos de control de peso para los niños que luchan contra la obesidad. Como dijo Peter Gluckman, “la OMS necesita trabajar con los gobiernos para implementar una amplia gama de medidas que aborden las causas ambientales de la obesidad y ayuden a los niños a tener el comienzo saludable de vida que merecen”.

Comentarios