Terremoto en Indonesia: un "agujero" en la tierra se tragó alrededor de 1.000 casas

Las autoridades sanitarias estiman que el número de víctimas fatales podría superar las 2.500.

05 Oct 2018
2

DESASTRE. Miles de personas quedaron sin casa y los servicios públicos permanecen interrumpidos REUTERS

El número de muertos tras los terremotos y el tsunami de la semana pasada en Indonesia podría incrementarse en más de 1.000 personas más porque en la ciudad de Palu se hundieron en una enorme grieta en la tierra más de 1.000 casas, informaron hoy las autoridades.

El hecho se produjo en el barrio de Balaroa y el responsable local reconoció que podría haber unos 1.000 desaparecidos, aseguró el portavoz del servicio nacional de rescate, Yusuf Latief.

La cifra más actual sobre las víctimas de los sismos y el posterior tsunami que se produjeron el 28 de septiembre en la isla de Célebes (Sulawesi) es de al menos 1.558 muertos, 113 desparecidos y 152 personas que se cree que aún están sepultadas bajo los escombros, informó DPA.

En dos partes de la ciudad de Palu, de 350.000 habitantes, la tierra se convirtió en una especie de papilla, un fenómeno conocido como licuefacción del suelo.

Mientras tanto, la ayuda va llegando al país cuando se cumple una semana del desastre. "La ayuda sigue llegando pero no todos los desplazados han recibido la asistencia adecuada tras el daño de las infraestructuras", dijo el portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres, Sutopo Nugroho. "Todas las partes están intentando solucionarlo".  

Un avión de la fuerza aérea australiana Hércules C-130 con ropa, ropa de cama, lonas impermeables y comida llegó el jueves al aeropuerto de Balikpapan en la isla de Borneo, informó la televisión local. Los suministros serán repartidos a los afectados hoy viernes, informó el embajador australiano, Gary Quinlan.

REUTERS

Hoy se espera la llegada de más aviones cargados de ayuda, informaron las fuerzas aéreas. Once países, incluyendo Estados Unidos y Reino Unido, enviarán 20 aviones a la región afectada. Indonesia ha aceptado ayuda de 17 países, pese a que más de 24 lo ofrecieron. El país sólo acepta ayuda por transporte aéreo que incluye tiendas de campaña, instalaciones de tratamiento de agua, generadores y hospitales de campo, informó la agencia.

En algunas zonas se restablecieron parcialmente la electricidad y las comunicaciones por teléfono móvil, pero hay otras afectadas que los socorristas aún no alcanzaron, dijo Iris van Deinse, portavoz de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja en Sulawesi. De esas zonas no hay un panorama claro.

Más de 190.000 personas dependerán de ayuda tras los terremotos y tsunami en los próximos tres meses, para lo que se necesitarán 50,5 millones de dólares (44 millones de euros), calculó hoy la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha).

Ese dinero se necesita para reparar carreteras, sistemas de suministro y desecho de aguas, reparación o reconstrucción de viviendas, alojamientos transitorios o para atender a los que se quedaron sin un hogar, así como para suministrar alimentos y medicinas.

La ONU calcula que al menos 65.000 viviendas quedaron destruidas o dañadas y que 330.000 personas se quedaron sin hogar.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) tiene previsto enviar este fin de semana un convoy con 83.000 litros de agua potable desde la ciudad de Macasar a Dongala, una de las regiones más afectadas.

Con 260 millones de habitantes, Indonesia es uno de los países más poblados del mundo y se encuentra en el Cinturón de Fuego del Pacífico, donde se producen con frecuencia terremotos y erupciones volcánicas. En agosto, varios sismos dejaron más de 500 muertos en la isla de Lombok, muy popular entre los turistas. Las erupciones de volcanes también son comunes en el país.

Temas

Indonesia
Comentarios