Primer triunfo Puma en suelo australiano luego de 35 años

El tucumano “Nico” Sánchez, el hombre del juego.

16 Sep 2018
1

IMPARABLE. El tucumano Ramiro Moyano está en su mejor momento desde que llegó al seleccionado: fue un factor de peligro constante para la defensa australiana. prensa uar

Por primera vez en siete ediciones, Los Pumas ganaron -mejor dicho, van ganando- dos partidos en un Rugby Championship. Para el que toca de oído sin conocer el contexto, especialidad argentina si las hay, puede parecerle hasta deshonroso festejar una cosecha en apariencia tan ínfima, pero lo cierto es que lejos está de ser tal cosa. Como todo, los hechos no son sólo los hechos, sino también su circunstancia. Y el 23-19 de Los Pumas sobre los Wallabies, el primer triunfo en suelo australiano después de 35 años, significa bastante más que cuatro puntos en una tabla que, por ahora, tiene a Argentina en tercer lugar y no en el segundo sólo por culpa del batacazo que dio Sudáfrica en Nueva Zelanda (ganó 36-34).

Lo primero que se debe tener en cuenta es que no hubo aquí ningún truco de magia. Este equipo es el mismo que perdió casi todos sus partidos en los últimos dos años de la era Hourcade (racha que, insistimos, no es tan grave como parece si se atiende a que la mayoría de esas derrotas fueron ante los cuatro mejores seleccionados del mundo); sí, es el mismo y juega a lo mismo, pero con otra cabeza y otra confianza, producto del inicio de un nuevo ciclo. He ahí el principal aporte de Mario Ledesma: a veces lo que debe cambiar no es el mensaje, sino la forma de decirlo. Al “Bocha” le viene dando resultados la suya, más cruda que la de Daniel Hourcade, pero así como sería una locura relativizar su influencia en este presente, también lo sería creer que el hoy es fruto sólo de los últimos seis meses. No, la obra lleva varias firmas junto con la de Ledesma, entre ellas las del propio Hourcade y “Aspirina” Pérez, sus antecesores en Pumas y Jaguares.

Todavía falta

De todos modos, tampoco conviene caer en el exceso de entusiasmo, como antes pasaba con el exceso de pesimismo. Argentina sigue siendo un alumno que apunta a convertirse en un gran maestro aprendiendo de los mejores, y una de las artes que dominan los grandes maestros es el de la espera. Uno de los elementos esenciales del aprendizaje es el tiempo, y por eso hay que ser pacientes. Es cierto que Los Pumas lo ganaron merecidamente -de hecho la diferencia podría haber sido mayor, pero les anularon un par de tries-, como también lo es que también cometieron errores e imprecisiones que deben seguir puliéndose. El propio Ledesma las expuso después del partido, con un visible gesto de disconformidad. Y está bien. Ganarle a Australia siempre es motivo de festejo, pero Los Pumas no pueden conformarse con eso. La búsqueda de la excelencia debe ser su credo. Y craso error sería pensar que porque le han ganado en su tierra, Los Pumas ya son mejores que Australia. No, falta mucho todavía, aunque menos que antes. De eso se trata crecer.

En Esta Nota

Los Pumas
Comentarios