Desbaratan una célula de la banda del “Gordo Rogelio”

El sábado por la tarde los federales desarticularon unas de las células que habían tomado la posta de "El rey del paco" en el barrio.

10 Sep 2018
1

SECUESTROS. Cocaína, marihuana, celulares y alrededor de $ 70.000.

Hace casi dos años, el barrio La Costanera, al este de la ciudad, se convulsionaba por un megaoperativo. Ese día, agentes de la División Antidrogas Tucumán de la Policía Federal, con el apoyo de las fuerzas nacionales y provinciales, daban uno de los mayores golpes de los últimos tiempos: detenían a Rogelio “El Gordo” Villalba, también conocido como “El rey del paco”. Su caída permitió que otros transas, que habrían trabajado para él, siguieran con el negocio de narcomenudeo. El sábado por la tarde los federales desarticularon unas de las células que habían tomado la posta en el barrio.

Los federales, que trabajaron bajo las órdenes de los comisarios José Hernández y Jorge Luján, investigaron los pasos de dos hermanos que, según el trabajo que realizaron en 2016, podrían haber sido empleados del “Gordo Rogelio”. Identificaron una casa de Estados Unidos al 1.200 como su centro de operaciones y se encontraron con un problema: no comercializaban la droga allí, sino que habían montado un sistema de delivery. La estrategia consistía en recibir un pedido y entregarlo donde el cliente lo solicitaba.

Esta modalidad de venta fue la misma que tuvo “El Gordo Rogelio” en sus orígenes. El ahora detenido comenzó desde muy abajo. Era un chico de la calle que fue “adoptado” por Hugo “Rengo Ordóñez” Tevez, considerado como uno de los pioneros de haber introducido el paco en la provincia.

Por razones que nunca trascendieron, se terminaron separando. Tevez fue asesinado y Villalba, detenido cuando le descubrieron que se dedicaba a la venta de drogas con sistema de delivery. Cumplió con la condena y volvió a La Costanera para ampliar el negocio con una red de narcomenudeo. Ahora, detenido, espera el juicio.

El final

La División Antidrogas Tucumán allanó la casa en La Costanera. Se encontró un kilo y medio de cocaína, medio kilo de marihuana y unas 20 dosis de “alitas de mosca” listas para ser comercializadas. Se incautó al menos $70.000 y tres motos que habrían sido utilizadas para realizar las entregas.

Comentarios