La unión hace la fuerza en el rugby

La URT reactivó el Seleccionado de Desarrollo, que pretende reforzar los lazos entre clubes

13 Ago 2018
1

PLANES. “La idea es entrar en un Argentino M16 de Desarrollo o en el Súper 9 de los Mayores en 2019”, reveló Rubino. la gaceta / foto de jorge olmos sgrosso

El rugby tucumano tiene un concepto bastante más abarcativo de lo que se suele pensar. Engloba no sólo la acción de Primera, la que se lleva la mayor atención de los medios y de los sponsors, sino también ese “otro rugby”, el que la pelea día a día y bien desde abajo: el de Desarrollo. La segunda “ventana” (fecha libre) del Regional abrió un espacio para el regreso del Seleccionado de Desarrollo, equipo que nació en 2012 con la mera intención de brindarle un rival acorde para un amistoso al seleccionado de Antofagasta que andaba de gira por Tucumán, y que terminaría convirtiéndose en una valiosa herramienta de capacitación y acercamiento entre los clubes del Ascenso.

Luego de estar prácticamente “dormido” durante 2017, la Subcomisión de Desarrollo de la URT decidió reactivar el proyecto y enfrentar en forma amistosa a las divisiones en las que se reparte dicho seleccionado (Sur y Centro), tanto en Juveniles como en Mayores. Entre los M16 se impuso la división capitalina (50-14) y en el duelo de mayores triunfó el del Sur (49-39).

El encuentro tuvo lugar en San Martín RC y contó con un interesante marco de público.

“Habíamos hecho un intento a principios de año con la modalidad seven, pero no salió como esperábamos. De todos modos, queríamos volver a poner este proyecto en el tapete y revalorizarlo porque el seleccionado es una herramienta que promueve la unión y el trabajo en conjunto entre clubes que comparten la misma realidad”, destaca José Rubino, Oficial de Desarrollo de la URT.

“Por eso es que los partidos eran sólo una parte de este encuentro: también importaba congregar a la familia de los clubes, acercarla, y empezar a limar asperezas desde jugadores hasta dirigentes. Esas cosas tienen que desaparecer”, completa Rubino.

En consonancia con esa idea va el criterio de selección. “Más que seleccionados, se trata de combinados. En el de mayores se convocan cinco de cada club; en el juvenil, en cambio, se tiene en cuenta la cantidad de chicos fichados: cuantos más tenés, más cupos te damos en el combinado”, explica.

El perfil de los convocados también tiene su particularidad. “No sólo pasa por si un jugador es bueno o no, sino también por su sentido de pertenencia. Un jugador que quizás no sea tan talentoso pero que ayuda en su club, pintando la cancha, cortando el pasto o entrenando juveniles nos interesa más que uno es que un crack, pero se desinteresa de su club”, describe.

De todas maneras, tener competencia también es importante a los fines de la motivación, entiende Rubino: “en la próxima ventana del Regional, el 6 de octubre, queremos hacer un amistoso con Rosario o con Santiago. Y hay equipos interesados en ser anfitriones de estos encuentros, porque les dan mucha vida a sus clubes”.

Comentarios