Advierten que hay morosidad por la inacción de la SAT

El ente de control de los servicios públicos envió su informe de gestión a la Legislatura. El Ersept alerta en un documento sobre la falta de políticas comerciales para empadronar usuarios.

30 Jul 2018
1

SAT

Un informe oficial del órgano de control de los servicios públicos es lapidario respecto de los problemas por los que atraviesa la empresa Sociedad Aguas del Tucumán (SAT).

En cumplimiento con su obligación legal, el Ente Regulador de los Servicios Públicos de Tucumán (Ersept) envió a la Legislatura un resumen de lo realizado el año pasado. En el documento, al que accedió LA GACETA, se brindan algunas precisiones sobre la actualidad de la firma privada con participación estatal mayoritaria que presta el servicio de agua potable y de cloacas en la provincia.

Puntualmente, el organismo de control objetó la política de subsidios para los usuarios, y consideró que debe replantearse. “Es necesario modificar el criterio de asignación de los subsidios”, plantea el texto que lleva la firma del ingeniero Sergio Sánchez, presidente del ente. Asimismo, se advierte sobre problemas con el empadronamiento de los vecinos. “Existe una porción importante de usuarios no reconocidos comercialmente”, se alerta.

Pero quizá la consideración más inquietante del documento radique en los motivos por los cuales cuesta que los tucumanos paguen las facturas de la SAT. Según el Ersept, la cultura del no pago puede ser atribuida “al prestador por inacción”. “Se hace necesaria una recalibración del régimen tarifario y de los subsidios”, se concluye.

Aportes

Desde el inicio de la gestión de gobierno de Juan Manzur, las prestaciones de la Sociedad Aguas del Tucumán son severamente cuestionadas por usuarios y por referentes de la oposición. Eso llevó al mandatario a cambiar, a finales del año pasado, a la conducción de la empresa. Así, Alfredo Calvo le dejó su lugar como titular de la SAT a Fernando Baratelli.

En paralelo, Manzur impulsó cambios en la legislación para habilitar un flujo de recursos a la SAT. En diciembre, la Legislatura aprobó un proyecto que habilitó una excepción al artículo 204 de la Ley de Administración Financiera (6.970). En consecuencia, a través de la ley 9.062, que fue complementada por la 9.097, el PE comenzó a realizar las transferencias a la Sociedad Aguas del Tucumán. Desde entonces, fueron girados alrededor de $ 150 millones para obras y equipamiento.

Santiago Yanotti, vocal del Ersept, ahondó en el documento remitido a la Legislatura. “Hay morosidad por incapacidad de pago. Para eso, está en estudio del PE una propuesta de reforma de la tarifa social actual, para hacerla más inclusiva de los sectores vulnerables, transparente y con mayor peso en el pago. También hay mora como consecuencia de la mala calidad de servicio. Hoy, la única solución legal es que la SAT pierda el derecho a cobrarle hasta que solucione el problema. Queda insatisfecho el vecino y sólo se agrava el problema de la SAT, que cuenta con menos recursos. Y finalmente hay mora por falta de empadronamiento del vecino como usuario. Esto se da por diversas circunstancias, pero acá sí estamos presionando fuerte a la SAT para que empadrone. Creemos que cuanto mayor cantidad de usuarios tenga el sistema menor va a ser la tarifa relativa de cada uno. Se hace más solidario el sistema donde todos pagan en la medida de sus posibilidades”, planteó el directivo.

"Nuestro principal problema es la tarifa"

“La morosidad no es nuestro principal problema”, aseveró el titular de la Sociedad Aguas del Tucumán, Fernando Baratelli.

El ingeniero dijo que el promedio de cobrabilidad está en el orden del 75%, similar al número de todos los países de Sudamérica en prestaciones de agua y saneamiento. En total, la SAT cuenta con unos 299.000 usuarios empadronados.

El desafío, según Baratelli, es incorporar más usuarios. “Hay que estudiar bien la realidad porque no siempre están todos (los usuarios) inscriptos. Hay asentamientos que están haciendo uso de nuestra red y no lo pagan, por ejemplo”, remarcó. “Nuestro principal problema es la tarifa, que no está pensada para la reposición de las cañerías. Entonces, las cañerías fueron atrasándose, nunca se repusieron y llegamos a esta situación”, planteó el directivo.

Finalmente, consideró que una alternativa para mejorar la cobrabilidad sería la aplicación de una tarifa social. “Eso va a mejorar la cobrabilidad en las zonas en donde la gente no puede pagar. EDET lo tiene y nosotros no”, comparó el titular de la Sociedad Aguas del Tucumán.

Comentarios