Esperan que en el celular de Priscila esté la clave para poder encontrarla

Los resultados que arrojaron los entrecruzamientos telefónicos derivaron en la única detención del caso; rastrillajes en los cañaverales.

28 Jul 2018
1

APOYO. Un equipo de la Sección Canes de la Policía santiagueña se sumó ayer a la búsqueda de la joven madre desaparecida desde el domingo pasado. la gaceta / fotos de jorge olmos sgrosso

En el trayecto que siguió Priscila Paz después de salir de su trabajo podría estar la clave para esclarecer el misterio. Los investigadores intentan reconstruir esa secuencia para establecer qué sucedió con la joven de 27 años. Por ahora, cuentan con dos testigos que aseguran haber viajado en colectivo con ella desde El Manantial hasta Ohuanta, en San Pablo.

Priscila salió de su trabajo en un hotel alojamiento cuando finalizó su turno, a las 7 del domingo pasado. Luego abordó un interno de la empresa El Provincial, rumbo a su domicilio en el barrio Jardín de San Pablo, a donde nunca llegó. Para los pesquisas, en el camino, la muchacha fue víctima de alguna situación que hasta ahora no fue establecida.

Se han recibido decenas de testimonios para saber qué hizo Priscila en las últimas horas que fue vista. Ya se cuenta con los informes requeridos acerca de su teléfono celular, sobre los que se está trabajando con personal especializado.

Analizan celulares

Los cruces telefónicos establecieron que la muchacha se comunicó con varias personas. Algunas prestaron testimonio en la Fiscalía III, a cargo de Carmen Reuter. Es el caso de un joven que negó haberse contactado con Priscila. Esa discordancia motivó su aprehensión. Además, habría testigos que lo vieron juntos en los días previos, según las fuentes consultadas.

Ayer, se continuó con los rastrillajes que se llevan adelante desde el día miércoles pasado, abarcando esta vez el perímetro comprendido entre San Pablo -en el sector conocido como “El Bajo”- y el río Lules. Participaron cerca de 100 uniformados de distintas unidades, bajo la coordinación de la División Trata de Personas.

Un equipo de la Sección Canes de la Policía de Santiago del Estero se incorporó a la búsqueda. Utilizaron prendas de vestir de la víctima, que eran olfateadas por los perros para orientarlos. Recorrieron diferentes sectores, en su mayoría cañaverales, zonas de montes y canales de riego.

Un helicóptero del 911 sobrevoló ese sector. Mientras, participaron del rastrillaje efectivos de Infantería, Caballería, Delitos Rurales, el Grupo de Operaciones de Contención y el grupo CERO. En las próximas horas se sumaría personal de la Policía Federal, por pedido de la fiscala.

“Se están realizando numerosas medidas desde que recibimos la denuncia. Hemos recibido más de 20 testimonios. A cada momento se presentan personas con distintas versiones y todas están siendo investigadas”, señaló Javier González, secretario de la Fiscalía III.

“Desde que recibimos la denuncia trabajamos de acuerdo al protocolo. Se emitieron circulares a todas las sedes policiales, se pidió la colaboración de los medios de comunicación y se efectuaron las averiguaciones correspondientes”, contó el comisario Daniel Paz, jefe de Operaciones Policiales.

Desde un primer momento, las sospechas de los familiares de Priscila señalaron al novio de la joven. En primer lugar, porque advirtieron que este les habría dado un nombre falso cuando ella lo presentó en la casa. El muchacho ya prestó declaración y no habría ningún indicio en su contra.

Recompensa

Fuentes oficiales informaron que Reuter solicitó al Poder Ejecutivo que se arbitren los medios para disponer de una recompensa económica para quien pueda aportar datos de valor sobre el paradero de la joven desaparecida.

La búsqueda continuará hoy. Se centraría en la zona oeste. Se espera que los informes de las celdas de celulares permitan especificar los rastrillajes. La Sección canes santiagueña permanecerá en la provincia.

En Esta Nota

San Pablo Priscila Paz
Comentarios