Le quitaron el auto a un conductor borracho que iba sin ruedas

Estaba tan alcoholizado que ni siquiera se había percatado de la falta de neumáticos. Fue en Santa Fe.

24 Jul 2018
4

FOTOS/LA CAPITAL

Pasó el Día del Amigo pero los controles de tránsito siguen adelante. Anoche se dieron dos situaciones disparatadas que tuvieron como protagonistas a conductores alcoholizados. Se dieron en el marco del operativo que realizó la Dirección General de Tránsito y que tuvo como saldo la remisión de 14 vehículos, entre ellos 13 motos y un auto.
Las casos más curiosos se detectaron a partir de llamadas al 911 y a los patrullajes de rutina que hace la policía en horas de la noche. Pese a que los uniformados están acostumbrados a asistir a situaciones ridículas en la vía pública, está vez, frente a las infracciones que detectaron, no podían salir de su asombro.
La primera tuvo como protagonista a auto que circulaba por Santa Fe, entre Francia y Vera Mujica. Hasta ahí nada anormal, lo extraño sucedió cuando fue detenido para pedirle la documentación al conductor y se constató que se movilizaba sin las cubiertas. Pero eso no es todo, al someter al conductor al test de alcoholemia se comprobó que estaba borracho.
Tenía un un dosaje de 2,08 gr/l en sangre, lo que, de alguna manera, justificó que estuviera manejando su vehículo sin ruedas, como si nada. En realidad, ni se enteró que le faltaban los neumáticos de lo alcoholizado que estaba. El vehículo le fue retirado y fue remitido al corralón municipal.
El segundo de los casos se registró en Riccheri y avenida Perón, dónde el conductor de una moto que tiraba un carro fue detenido al advertirse que realizaba maniobras temerarias que cuadraban con la infracción "conducción peligrosa". Los inspectores lo sometieron al test de alcohol y se constató que tenía el máximo posible: 3gr/l.
Lo sorprendente fue que cuando el hombre se bajó de la motocicleta le pidió a los uniformados que lo ayudarán a trasladarse porque usaba muletas para poder caminar. Lo que sacó de quicio a los inspectores fue que el conductor contaba con licencia habilitante para manejar moto, pese a su impedimento. El rodado fue trasladado al corralón y las sanciones serán correspondientes a la decisión del Tribunal Municipal de Faltas.

Una insólita situación se dio anoche en la ciudad de Rosario, Santa Fe, cuando agentes de tránsito advirtieron que un hombre circulaba en un auto sin ruedas. Le pidieron que pare y confirmaron que estaba alcoholizado.

Inspectores de la Dirección General de Tránsito de esa ciudad realizaban un operativo de control cuando observaron una escena insólita: un hombre manejaba un auto que no tenía gomas ni cubiertas.

Los agentes le pidieron al conductor que detenga la marche y exhiba la documentación del rodado, pero el hombre estaba tan alcoholizado que ni siquiera se había percatado de que faltaban las ruedas.

En ese momento le practicaron el test de alcoholemia que, según publicó el diario La Capital, arrojó un dosaje de 2,08 gramos de alcohol por cada litro de sangre. El vehículo le fue retirado y fue remitido al corralón municipal.

Pero la sorpresa no terminó ahí. Momentos después, en otro sector de la ciudad, el conductor de una moto que tiraba un carro circulaba de manera zigzagueante. Los inspectores lo pararon y también le realizaron el dosaje al conductor, que en este caso tenía más de 3 gramos de alcohol.

Cuando los agentes le pidieron que descienda del vehículo para secuestrarlo, el hombre pidió que lo ayudaran a trasladarse porque usaba muletas para poder caminar.

En Esta Nota

Santa Fe Inseguridad vial
Comentarios