Para Lucchetti, el clásico fue como la primera vez

El histórico arquero de Atlético disfrutó mucho del partido ante San Martín, porque fue su regreso a las canchas tras mucho tiempo.

20 Jul 2018
1

SABOR AMARGO. Lo malo del miércoles para “Laucha” fue no superar al “Santo”. la gaceta / foto de Antonio Ferroni

Pasaron 252 días de la última vez que Cristian Lucchetti jugó un partido oficial. La cuenta sigue su curso, se hizo varias veces y en distintas formas. Tantas que puede ser repetitivo pero en sus propias palabras puede entenderse la insistencia con el tema. “Fue como volver a debutar”, dice el arquero después de los 52 minutos que jugó ante San Martín.

Es interesante cómo Lucchetti se retrotrajo a una sensación que tuvo hace 22 años. En la fecha 13 del torneo Apertura ‘96, el mendocino debutó en Primera con Banfield, con un triunfo nada menos que contra Boca (3-1).

“Todavía no lo puedo creer. Quiero agradecerle a Oscar López que me dio la posibilidad de jugar”, declaró segundos después de terminar ese partido, en relación a su debut. Un Lucchetti irreconocible no podía creer que la gente coree su nombre y agradecía al entrenador que lo había puesto como titular.

El Lucchetti de los 40 sintió lo mismo que aquel chico de 18. “Era la misma ansiedad, los mismos nervios, las mismas expectativas de volver a la cancha después de tanto tiempo”, agregó sobre el 1-1 ante San Martín.

A los 7’ del segundo tiempo se fue reemplazado por Alejandro Sánchez, tras sentir una molestia en el aductor de su pierna derecha que él mismo minimizó. “Sentí un pequeño dolor pero salí por precaución. Priorizamos (junto al cuerpo técnico) lo que tenemos por delante”, explicó.

Lo que tienen por delante es el debut oficial en el semestre: los 32avos. de final de la Copa Argentina contra Tristán Suárez, el domingo a las 15. Allí, esa cuenta del inicio que hoy va en 252 y por ahora continúa, podría terminar aunque no está desesperado. “La idea es llegar bien al partido de la Copa Argentina. Si se puede, bien, sino esperaremos al de la Libertadores”, avisó.

Es que al parecer, todos esos nervios se canalizaron con el clásico. “Más allá de que era un partido amistoso, para mí era algo muy importante. Me puso muy contento haber vuelto a un terreno de juego”, confesó el arquero.

Parte de esa felicidad se la llevó el público que colmó el estadio para ver a su equipo pero en particular, para volver a ver atajar a su arquero preferido. “No puedo creerlo”, repite como en esa entrevista de finales del siglo pasado. “No tengo palabras de agradecimiento para los hinchas. Me dieron las fuerzas necesarias para que me recupere e intente jugar lo más pronto posible”, reconoció. Incluso cuando en el primer tiempo, luego de un córner, terminó en el piso, pudo sentir el temor en las tribunas. “Pensaron: ‘no, otra vez no’. Pero no, me habían dado un codazo en la garganta. Nada grave”, contó.

Si lo del miércoles hubiese sido una pelea de boxeo, su tarjeta diría que no recibió golpes. Él dejó el partido 1-0 gracias a su compañero Nery Leyes y aunque se haya ido con la valla en blanco, lo lamentó. “Estoy amargado por el resultado pero bueno, también hay que entender que es un partido de pretemporada”.

Hoy, serán 253 los días que pasaron desde la última vez que Lucchetti jugó un partido oficial. Pero para él, la cuenta quizás ya haya terminado el miércoles.

Comentarios