La música criolla respira vida nueva en los sones de dos chelos

Una crítica al disco "Instinto", de CheChelos.

18 Jul 2018
1

Ocho cuerdas tejen la imaginación en el aire. Se miran. Se abrazan. Se separan. Se burlan. Juegan. Conversan. Vuelan. Pizzicatos de ternura sazonan su música. Mauro Sarachian (Buenos Aires) y Ramiro Zárate Gigli (Neuquén) son los CheChelos. De formación académica, abroquelaron su talento y se lo dieron al folclore. No se equivocaron. 
Zamba, chacarera, huayno, chaya, gato, vidala, tienen nueva vida en los sones de dos chelos. En “Instinto”, su primer cedé cuentan con el aporte de Ramiro González. Desde entonces la juguetona anda de vendimias y cosechas en el vientre de la Pachamama. La cosechera perdida se encuentra en la cueca de los coyas. 
La tempranera zurce un sentimiento de zamba en Lozano. Un coyita anda dele retumbar en una vidala sobre vidala. El gatito de Chaicosqui despierta en los sueños de un cosechelo. Un placer escucharlos y si es en compañía de un bienbec, mejor.

Ocho cuerdas tejen la imaginación en el aire. Se miran. Se abrazan. Se separan. Se burlan. Juegan. Conversan. Vuelan. Pizzicatos de ternura sazonan su música. Mauro Sarachian (Buenos Aires) y Ramiro Zárate Gigli (Neuquén) son los CheChelos. De formación académica, abroquelaron su talento y se lo dieron al folclore. No se equivocaron. 

Zamba, chacarera, huayno, chaya, gato, vidala, tienen nueva vida en los sones de dos chelos. En “Instinto”, su primer cedé cuentan con el aporte de Ramiro González. Desde entonces la juguetona anda de vendimias y cosechas en el vientre de la Pachamama. La cosechera perdida se encuentra en la cueca de los coyas. 

La tempranera zurce un sentimiento de zamba en Lozano. Un coyita anda dele retumbar en una vidala sobre vidala. El gatito de Chaicosqui despierta en los sueños de un cosechelo. Un placer escucharlos y si es en compañía de un bienbec, mejor.

Productores: CheChelos. 

Género: Folclore. 

Duración: 49’. 

Sello: Independiente.

Comentarios