Una radiografía de la “generación dorada”

Cada jugador desempeña un papel clave en esta Bélgica que gana y gusta

08 Jul 2018
2

TORAZO. Lukaku tiene recién 25 años. A pura potencia está en carrera por el Botín de Oro en el Mundial. Tiene cuatro goles. Reuters

TOMÁS RUDICH

DPA - ESPECIAL PARA LG MUNDIALISTA

El Mundial de Rusia tiene un equipo sensación que se llama Bélgica. Ya a comienzos del torneo, el conjunto de Roberto Martínez era considerado uno de los rivales a tener en cuenta. Pero su espectacular rendimiento está superando las expectativas; y tras la victoria por los cuartos de final, ante Brasil, muchos empiezan a verlo como un serio candidato a levantar el trofeo, el próximo domingo. ¿Pero cómo se explica esta explosión de talento belga? ¿Quién es quién en el equipo de “Bob” Martínez?

Hazard, el capitán

El jugador de Chelsea es talento puro. Explosión, técnica y velocidad. Y también responsabilidad. A sus 27 años, porta la cinta de capitán y sueña con ser el encargado de levantar la copa dentro de una semana en el estadio Luzhniki de Moscú. Debutó en la selección belga en 2008, con apenas 17 años, en momentos en que era cortejado también por Francia, donde dio sus primeros pasos jugando para Lille. Tardó varios años en afirmarse en el seleccionado. En 2011, incluso protagonizó un episodio conocido como el “Burgergate”, cuando tras ser remplazado en un partido ante Turquía se fue molesto del estadio y se lo vio comiendo una hamburguesa con su familia mientras el encuentro seguía en marcha. Jugó el Mundial de Brasil 2014 y la Eurocopa de Francia 2016, pero en ambos se marchó en cuartos. Hoy, más maduro, se encuentra ante la oportunidad de su vida. En Rusia lleva anotados dos goles y, además, brindó dos asistencias.

De Bruyne, el cerebro

Hazard será el capitán, pero el cerebro de Bélgica se llama Kevin de Bruyne. El mediocampista ofensivo de Manchester City es el responsable de manejar los hilos del seleccionado belga, tal como lo hace en su club bajo las órdenes de Josep Guardiola. Pero también es capaz de adaptarse a las necesidades del equipo. Ante Brasil, por ejemplo, jugó inesperadamente de falso 9, y la apuesta no podría haber salido mejor: anotó un gol maravilloso y fue la figura del partido. Fue su primer tanto en el torneo, aunque para Martínez ya estaba siendo una de las figuras del certamen incluso antes del partido ante Brasil. “Su rol en nuestro equipo está siendo subestimado”, dijo el entrenador. Lo bueno para Bélgica es que Hazard y De Bruyne no sólo son diferentes, sino que incluso se complementan entre ellos. Y los dos, con 27 años, parecen estar en la edad justa para dar el golpe.

Lukaku, el goleador

Si a la usina de fútbol que son Hazard y De Bruyne se le suma un goleador como Romelu Lukaku, el resultado es el que se ha visto en Rusia: un equipo temible. El delantero de 25 años -de ascendencia congoleña- es pura potencia; y está siendo una de figuras en Rusia, con cuatro goles anotados y una asistencia. El jugador de Manchester United está aún en carrera para lograr el Borín de Oro del Mundial, aunque el inglés Harry Kane parece haberse despegado al frente de la tabla de goleadores.

Courtois, la seguridad

Todo equipo que aspire a algo grande necesita un arquero de primer nivel. Y Bélgica, sin dudas, tiene uno en Thibaut Courtois. “Volvió a demostrar que es el mejor arquero del mundo”, lo elogió su entrenador. Ante Brasil tuvo su noche consagratoria, con varias tapadas decisivas que permitieron a los belgas sostener la ventaja durante los minutos finales. El arquero de Chelsea, de 26 años, es el tercero con más atajadas en el Mundial -con 18-. Su equipo recibió cinco goles en cinco partidos del torneo, una cifra comprensible si se atiende el torrente ofensivo que genera.

Kompany, el líder

Kompany es el capitán sin cinta del seleccionado belga. A sus 32 años, el experimentado defensor de Manchester City es una pieza clave del equipo, dentro y fuera de la cancha. Estuvo a punto de perderse el Mundial por una lesión en la ingle, pero Martínez decidió esperarlo, y el defensor logró recuperarse a tiempo. Tras perderse la primera fase del torneo, Kompany no volvió a salir del equipo.

Fellaini, la experiencia

Uno de los rostros más emblemáticos del seleccionado belga es el de Marouane Fellaini. El volante de 30 años y 1,94 metro de altura, combina potencia y visión de juego. En su segundo Mundial, y tras una larga experiencia en la selección belga, Fellaini sigue siendo un indispensable en el centro del campo.

Laderos de lujo

Las figuras belgas también cuentan con varios acompañantes de lujo como son el volante Axel Witsel, el extremo Yannick Carrasco (ambos juegan en China) y el lateral Thomas Meunier, quien milita en el Paris Saint-Germain. Meunier, sin embargo, se perderá la semifinal ante Francia por acumulación de amarillas.

El padre de la criatura

El gran responsable del éxito belga es Roberto Martínez. El técnico español, con una amplia experiencia en el fútbol inglés, asumió las riendas del equipo tras la Eurocopa de 2016 y su tarea hasta ahora es inmaculada. Arrasó en las eliminatorias con nueve victorias y un empate y en el Mundial lleva ganados los cinco partidos. “Bob” Martínez, como se le conoce, no sólo consolidó una ambiciosa identidad de juego en Bélgica, sino que parece estar cambiando la mentalidad de sus futbolistas para hacer de los “Diablos Rojos” un equipo ganador.

Comentarios