Qué características tiene el caimán que encontró refugio en Tucumán

Un experto de la Fundación Lillo contó que viven en aguas tranquilas.

05 Jul 2018
1

HOCICO ANCHO. El “Caiman latirostris” se llama también yacaré overo.

Desde hace varios años investigadores de la Fundación Lillo sabían que se avistaron en el este tucumano ejemplares de Caiman latirostris, conocido como Yacaré ñato, yacaré overo o yacaré de hocico ancho, según comentó a LA GACETA Gustavo Scrocchi, director del Instituto de Herpetología del área de Zoología de la mencionada Fundación. Sin embargo, confesó que tanto a él como a colegas le molestó la exposición del animal muerto como un “trofeo al que se le hacen todo tipo de bromas”. “Es lógico que un animal grande como el de las fotos (publicadas por nuestro diario) cause temor, pero lo mejor es no tratar de cazarlo y dar conocimiento a las autoridades correspondientes”, resaltó.

Por otra parte, en una entrevista para nuestro diario, explicó que yacaré es un nombre común para varias especies (en Argentina hay dos, la otra es Caiman yacaré) y que Caiman latirostris es de hábitos anfibios, va a la costa para asolearse, anidar y, a veces, cazan allí, pero que normalmente cazan, comen, se aparean y pasan la mayor parte de su vida en el agua. “Vive preferentemente en lugares de aguas tranquilas, como bañados, lagunas y cuerpos de agua de ese estilo, aunque pueden encontrarse en las cercanías de ríos grandes. Se conoce en Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta, Santa Fe y Santiago del Estero. Tiene una distribución mayor que la otra especie que vive en Argentina”, describió.

- ¿Pueden vivir y reproducirse en zonas ribereñas tucumanas?

- Si una especie encuentra las características ambientales, alimentación, refugio, etcétera, en un lugar diferente al lugar donde existe naturalmente, se podrá establecer sin problemas. Es lo que pasa en este caso. La especie vive en climas muy similares en áreas cercanas y el lugar donde fue cazado tiene las características que necesita para vivir, aunque sea originario de otras áreas.

- ¿Se la considera una especie exótica? De ser así, ¿qué consecuencias puede generar?

- Esta especie vive en otras áreas del NOA. Si bien es “exótica” porque no existía en nuestra provincia, al estar en lugares similares a los que utiliza en regiones cercanas, probablemente no cause graves problemas al ecosistema. Aunque deberemos estudiar el avance de la población para estar seguros, ya que no se puede conocer “a priori” lo que ocurrirá. El mayor problema pueden ser los animales grandes porque no tienen predadores acá. La presencia de la especie puede ser problemática para animales y personas que no están acostumbrados a la presencia de la especie y pueden ser atacados (las hembras que están cuidando su nido o las crías son muy agresivas).

- Qué características tiene este animal que pueda diferenciarlo de otras especies similares?

El hocico de esta especie es tan largo como ancho. La mandíbula inferior en los adultos casi no tiene manchas y la coloración es gris a verde oscuro con manchas amarillas, aunque en los animales muy grandes pueden perderse un poco. En la nuca tiene series de escudos (como grandes placas) y solo la serie mas anterior de ellas tiene 4 escudos. En la otra especie que vive en Argentina, el hocico es más largo que ancho. La mandíbula inferior tiene manchas negras muy notables y los ejemplares adultos tienen coloración negra. Tanto la primera como la segunda serie tienen 4 escudos en la nuca.

- Qué se debe hacer o a dónde se puede recurrir en caso de ver uno?

Las personas que viven en lugares donde ya se conoce que existe la especie, deben aprender a reconocer las señales de su presencia para evitar accidentes. Se encuentran "caminos" en el borde del agua donde la vegetación aparece aplastada por el paso de los animales, se pueden reconocer los nidos, etc. Cuando se observe algún ejemplar, llamar a las autoridades para que se lo atrape.

Existe una ley de fauna en nuestra provincia y debe respetarse, todo cazador debe contar con los permisos correspondientes. Es lógico que un animal grande como el de las fotos cause temor, pero lo mejor es no tratar de cazarlo y dar conocimiento a las autoridades correspondientes.

Por otra parte, quiero mencionar enfáticamente que me molestó mucho, como a muchos colegas que me lo comentaron, la exposición de un animal muerto como un "trofeo" al que se le hacen todo tipo de "bromas". Esa situación de pésimo gusto y reñida con la ética no debieron haber sido mostradas. Creo que deberían haber sido repudiadas tanto por parte de la prensa como del público en general.

Comentarios