Cómo influye la orientación vocacional al elegir una carrera

La matrícula universitaria se quintuplicó en los últimos 15 años en América Latina.

01 Jul 2018
1

SAN PABLO-T. Es la segunda universidad privada que funciona en Tucumán.

En Tucumán se incrementaron los programas de orientación vocacional en las escuelas y colegios con un doble objetivo: colaborar con el alumno en el proceso de discernimiento para determinar su futuro profesional y reducir la deserción estudiantil en el nivel superior.

La psicóloga Carolina Ferreyra, especialista en el tema, sostuvo que la orientación vocacional se asienta en tres pilares. “En primer lugar, el autoconocimiento, porque una persona que no se conoce, que no sabe cuáles son sus motivaciones, deseos y proyectos difícilmente pueda elegir algo que le guste o que hacer a futuro -advirtió-; todos los chicos pueden elegir, pero cuando uno elige bajo una base sólida es diferente a cuando uno elige porque alguien le dijo o por presiones familiares. El segundo pilar es la cuestión aptitudinal, saber para qué son buenos y qué es lo que disfrutan hacer. Porque pueden ser buenos para algo pero no les gusta. Y el tercer pilar es el mercado laboral, hay que tener en cuenta el perfil profesional, el campo de acción y hacer un sondeo de lo que el mercado está buscando o está necesitando”, agregó.

Una vez finalizado este proceso, el alumno determina, no solo qué le gustaría estudiar, sino si quiere estudiar alguna carrera o directamente ingresar en el mercado laboral. Aquellos interesados en continuar su formación se encontrarán con nuevas variables para decidir su futuro, ya que según la carrera que elija podrá inclinarse por estudiar en una universidad pública o privada.

Aumentó la matrícula

En la 3ª Conferencia Regional de Educación Superior (CRES 2018) se resaltó la necesidad de revalorizar la educación privada. “Según datos de la Unesco, la matrícula universitaria en América Latina se ha quintuplicado en tan solo 15 años. Aunque los Estados incrementen la inversión pública en educación superior nunca podrán atender tamaño crecimiento de las demandas de matrícula. Ello sin contar las demandas de innovación, tecnología, producción de conocimiento y desarrollo sustentable. Si bien el Estado es el principal responsable de la educación superior, no es el único”, señaló.

En Tucumán, aún existen prejuicios relacionados con la universidad privada. Ferreyra reconoce que los preconceptos existen entre los alumnos secundarios. “Principalmente eligen las universidades privadas porque ayudan al orden, hay un horario de clase, que nunca se suspende, no hay paro. Es más organizado”, detalló.

Sin embargo, las cifras publicadas en el último informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina, perteneciente a la Universidad de Belgrano, reflejan una realidad muy diferente, ya que según los datos estadísticos proporcionados, en el período 1995-2015, los graduados en universidades privadas en argentina crecieron un 338% mientras que los graduados de las universidades estatales solo crecieron un 137%.

Comentarios