Mercier llegó para darle pausa y agallas al mediocampo de Atlético

El mediocampista ya está disponible en el equipo de Zielinski.

21 Jun 2018
1

FANÁTICOS A PRIMERA VISTA. Un hincha de Atlético se fotografió con Mercier a la salida del aeropuerto.

“Me siento contento, tranquilo. Con la expectativa de seguir haciendo lo que ya sé”, le dice a LG Deportiva un tranquilo Juan Mercier, minutos después del primer encuentro fuerte con Tucumán: el de la comida. El jugador aterrizó en el aeropuerto “Benjamín Matienzo” a las 14 y el dirigente Miguel Abbondándolo lo fue a esperar. A él, a Rolando Zárate, su representante, y a Rafael García que venía con intenciones contrarias a las del volante (ver aparte en “Corazón ‘Decano’”) pero también se sumó a la comitiva. La misión principal sería la firma del contrato del primer refuerzo de Atlético.

Con tres valijas a cuestas, el ex San Lorenzo y sus acompañantes fueron a almorzar. Mercier comió empanadas, como para que la bienvenida sea completa y clásica.

“Tucumán es una provincia muy linda. Muy futbolera además. Acompaña a un equipo que tiene un proyecto muy lindo y viene haciendo bien las cosas hace mucho”, explicó el jugador que, pasadas las 18, finalmente concretó su vínculo con el club.

La pausa, así como la que aplica en la mitad de cancha, también es una marca registrada en su habla. Quizás venga con el combo de los 38 años (serán 39 en febrero), un tema del que se ha hablado antes de su llegada. Han hablado, más él no tiene mucho para agregar.

“Yo nunca hablo de mi edad. Entreno como se debe entrenar, siempre a la par de mis compañeros, como lo he hecho siempre. Después, las decisiones las tomará el entrenador”, explica. Es un poco temprano para que Ricardo Zielinski tome decisiones futbolísticas respecto a él, pero Mercier parece referirse más a su experiencia anterior, en San Lorenzo.

Durante los primeros cuatro años en ese club (2012-2016), fue un emblema indiscutido de un equipo campeón del torneo local y la Copa Libertadores, pero con el tiempo fue perdiendo terreno. No así en el pasado inmediato, cuando fue titular en ambos partidos de la Copa Sudamericana con el “Ciclón”.

Ahora en Atlético, está dispuesto a seguir con esa pausa, ese entrenamiento consistente (que lo tiene en muy buena forma física a primera vista) y ese espíritu ganador.

“La gente de Atlético ha puesto los ojos en mí, han confiado en lo que puedo hacer y quiero dejar una buena imagen. Los dirigentes siempre fueron muy claros”, contó el “Pichi”.

“No veo las horas de ponerme la camiseta de Atlético y empezar a darle algo a la gente”, cierra Mercier, antes de hacer su última pausa.

Comentarios