Cartas de lectores

15 Jun 2018
1

la gaceta / foto de franco vera

EL TEMPLO DE SAN FRANCISCO

¡Qué doloroso es leer la Editorial del 9 de junio, donde se aborda el tema del avanzado deterioro del Templo de San Francisco, lugar éste donde se ofició el Te Deum de la Independencia Argentina. Es un recinto ilustre donde se custodia la primera bandera argentina que flameó en el Cabildo tucumano en las festividades patrias del año 1814, por iniciativa de Don Bernabé Aráoz, ilustre patriota comprovinciano que fuera primer Gobernador del Tucumán independiente y Presidente de la República del Tucumán. Además, de ser depositario el ilustre convento del nobiliario que se usó en el Congreso de 1816. Pero lo más lacerante es ver la indiferencia y el desapego de quienes tienen la obligación de velar por mantener el buen estado del histórico edificio, memoria permanente de, -con palabras de Leopoldo Lugones-: “aquella heroica edad”. Es como si el huracán de extranjería que asola la Argentina, al extremo de tener que munirse de un diccionario castellano-inglés para poder leer muchos diarios, ver televisión o escuchar radio, haya barrido de los corazones y mentes de este pueblo todo sentido de amor a lo nuestro y de respeto y custodia de su herencia histórica. “Mostrencos de Patria”, dirían los abuelos.

Alfredo Juan María Fagalde Nougués

[email protected]


ABORTO (I)

Diputados dio media sanción al proyecto que instituye como derecho humano el de abortar, sin que esté en juego la vida, la salud de la madre o se hubiese generado por una violación. Tucumán tiene consagrado, en su Constitución, el derecho a la vida desde la concepción. De aprobarse este proyecto en el Senado y ser promulgado y publicado por el Ejecutivo Federal, nuestra provincia está habilitada para no implementar esa posible ley por aplicación de los principios “pro homine” y “favor debilis”, que provienen del derecho internacional de los Derechos Humanos. La ley sería inconstitucional e inconvencional, por violar lo dispuesto en el inciso 23 del artículo 75 de la Constitución Nacional, y lo prescripto por la Convención de los Derechos del Niño y el Pacto de San José de Costa Rica. Tucumán tiene, constitucionalmente, normas más protectoras de la persona humana que esta futura e hipotética ley del “aborto libre” y, por aplicación de los principios mencionados provenientes de pactos y convenciones internacionales respecto de los cuales Argentina es parte, deben prevalecer sobre este proyecto abortista. La Fiscalía de Estado debe estudiar, ya, esta vital problemática y aprestarse a defender la vida del más inocente e indefenso ser humano, cuestionando jurídicamente este proyecto que tuvo media sanción.

Luis Iriarte

[email protected]


ABORTO (II)

Vergonzoso lo de la votación en el Congreso, siendo un País católico por excelencia, teniendo un Papa representándonos en el Vaticano, me pregunto qué les pasa a nuestros legisladores, estamos todos locos de remate, votar en favor de la muerte, realmente es inconcebible, otra vez somos noticias en el resto del mundo, otra vez se nos reirán en la cara, nuestros jueces y fiscales van de contramano con las leyes, zona liberada para la droga, la delincuencia, deshonestidad, ambiciones de poder, si esto es Democracia, qué podemos esperar los argentinos de aquí en más??? Una vergüenza total, cuándo menos los ciudadanos nos demos cuenta, amaneceremos arriando una bandera extranjera, nuestros políticos son inoperantes, vende patria, esto es el colmo, el agua rebalsó el vaso.

Daniel Francisco Leches

[email protected]


ABORTO (III)

Vengo escuchando los últimos días a los que están a favor de la Ley de Aborto y los que están en contra de la misma. Cinco cosas considero que son importante y no se discutió. La primera, es que no hay obligación de embarazarse. O se embarazó por descuido, por desconocimiento o por violación. La segunda es ¿Quién debe hacerse cargo del aborto? Por descuido (la propia embarazada), desconocimiento (el Estado, a través de capacitación por medio de profesores de Biología. Esto no tendría un costo económico). Los maestros no deben participar porque se pueden prestar a ideologizar políticamente. La tercera, es que nadie habló de presupuesto. Todo lo que proponen tiene costos elevadísimos. Miles de millones. Los hospitales deberán abrir departamentos dedicados al tema con médicos, enfermeros, capacitadores, habitaciones, quirófanos, medicamentos, etc. ¿Porqué no se tocó este punto? ¿Hay que ocultarlo? La cuarta: un país con un devastado sistema de salud, donde hay que esperar meses para un turno, y sin medios para responder adecuadamente a los problemas (profesionales, medicación, alimentos, sabanas, etc.), ¿se priorizará a las embarazadas sobre los necesitados de otras operaciones? ¿La ley no debe ser igual para todos? Y el quinto: corrupción. ¿Quién controlara los abortos que realmente se realicen? ¿Habrá denuncias falsas? El otro día, leí que durante el gobierno anterior se pagaba la colocación de DIU en geriátricos. Tenía entendido que las mujeres que están en geriátricos ya pasaron hace mucho tiempo su edad fértil. ¿Recordamos el tema de los “medicamentos truchos”, que daban en algunos sindicatos y para enfermos terminales?. Se cobraba lo que no se daba. ¿No pasará lo mismo con los abortos? ¿Algunos se estarán frotando las manos por el negocio que se les presenta? Se dedicaron muchas horas, pero no hubo aclaración sobre: conocimientos sobre el cuerpo humano, ciclos de fertilidad y embarazo, métodos anticonceptivos, formas de determinar si hubo falta de conocimiento, falta de cuidado, improvisación o violación., presupuesto, capacitación de las personas que intervendrán en los abortos, posibles hechos de corrupción. Lo que se discutió no tiene valor alguno y lo que tenía valor no se discutió. ¿Fue por desconocimiento? ¿Hubo intencionalidad política o económica?.

Cristina Feeny

[email protected]

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios