El G7 unió a Macri con Lagarde, Merkel y May en Canadá

El Presidente argentino se entrevistó con sus pares de Alemania y del Reino Unido y con la titular del FMI, quien reiteró su apoyo “a las importantes reformas anunciadas” por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. “Creemos que el plan ayudará a fortalecer la economía del país”, aseguró

10 Jun 2018
1

LA FAMILIA. Mauricio Macri posa junto a los líderes del Grupo de los Siete (G7) tras la reunión que se realizó ayer en Canadá y de la que participó el FMI. telam

LA MALBAIE (Canadá).- La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, volvió a respaldar ayer al presidente Mauricio Macri, durante una reunión bilateral que mantuvieron al margen de la cumbre del Grupo de los Siete (G7) que se realiza en la ciudad canadiense de La Melbaie.

Lagarde dijo en un comunicado que le reiteró al mandatario argentino su apoyo “a las importantes reformas anunciadas” esta semana por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Federico Sturzenegger. “Creemos que el plan de las autoridades económicas ayudará a fortalecer la economía argentina en el corto plazo y fomentar el crecimiento y la creación de empleo”, sostuvo. Asimismo, calificó el encuentro entre ambos como “muy constructivo”.

“Como he dicho antes, proteger a los pobres y a los más vulnerables es un componente clave del plan y yo soy muy partidaria de ese enfoque”, agregó. La directora del FMI también apoyó el “esfuerzo” del Gobierno para cerrar “la brecha de género” en el país.

Macri fue invitado a la cumbre del G7 como presidente pro tempore del Grupo de los Veinte (G20).

Lagarde y Macri acordaron continuar el diálogo bilateral durante el próximo encuentro de ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20, que se realizará en julio en Buenos Aires.

Estaba previsto inicialmente que el encuentro entre Lagarde y Macri fuera formal a las 17, hora de la Argentina, pero finalmente conversaron un rato antes, cerca del mediodía, mientras esperaban que el premier canadiense, Justin Trudeau, diera la bienvenida a los dirigentes invitados especialmente a la reunión.

El jueves, el FMI acordó conceder a Argentina un crédito por 36 meses de U$S 50.000 millones de dólares para superar las turbulencias financieras que sufrió el país sudamericano en las últimas semanas.

Con Merkel y May

Macri también se reunió ayer con la canciller de Alemania, Angela Merkel, y dialogó con la primer ministra del Reino Unido, Theresa May. Además dialogó con el primer ministro japonés, Shinzô Abe, con el primer ministro de Vietnam, NguyXuân Phúc, y con José Angel Gurría, secretario general de la OCDE.

Macri aprovechó su viaje para seguir avanzando en temas económicos locales ya que se reunió con la consejera del Banco Mundial Kristalina Georgieva. Hay que recordar que ese organismo internacional desembolsará también un paquete de dinero para solventar la crisis del país.

La Argentina busca ingresar desde hace tiempo a este organismo, integrado por 35 países que representan el 75% de la inversión extranjera directa a nivel global.

Además de la Argentina, como invitados en esta reunión están Vietnam, Jamaica, Noruega, Bangladesh, Sudáfrica, Haití, Seychelles, Islas Marshall, Kenya, Senegal, Ruanda, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), el FMI y las Naciones Unidas.

Acompañado de su esposa Juliana Awada, Macri arribó ayer a la mañana a la ciudad canadiense de Québec para participar del encuentro que nuclea a los países más industrializados del mundo.

La agenda

Según informó Presidencia, “luego de un breve descanso y actividades protocolares en el hotel Chateau Frontenac, Macri se dirigió en automóvil hasta la sede del encuentro” del G7, a donde fue invitado a participar de la cumbre como observador por Trudeau.

Las reuniones se realizaron en el Hotel Fairmont Le Manoir Richelieu, un hermoso complejo a orillas del río San Lorenzo, en la localidad de Charlevoix. Este pueblo se levanta a unos 140 kilómetros del centro de Quebec, en una zona boscosa que corresponde al lugar del impacto de un asteroide ocurrido hace casi 350 millones de años.

El lugar fue elegido como sede la cumbre por la belleza de sus paisajes y la topografía ideal para garantizar la seguridad de los presidentes de siete de los países más poderosos del mundo.

Se trata de países con un peso relevante en materia de política, economía y militar a nivel global.

Los representantes de estos siete países se reúnen anualmente en lugares pertenecientes a alguno de los miembros.

En la denominada Cumbre del G7 se analiza el estado de la política y las economías internacionales y se intenta consensuar decisiones que se toman en torno al sistema económico y político de todo el mundo.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, formalizó la invitación al presidente Macri, a mediados de abril, durante la Cumbre de las Américas en Lima, Perú. (Télam-DPA)

Comentarios