El socialista Sánchez asume en un escenario tenso

Tras una semana para el infarto, el Congreso de Diputados destituyó a Rajoy y designó a Pedro Sánchez para que asuma el cargo. El líder de la oposición logró apoyo de partidos de izquierda y nacionalistas vascos y catalanes. Hay temor a la inestabilidad.

02 Jun 2018
1

SOBREVIVIENTE. En 2015, Sánchez se negó a apoyar la investidura de Rajoy y su propio partido le dio la espalda. credito

MADRID, España.- El socialista Pedro Sánchez tomará hoy posesión de su cargo como presidente del Gobierno ante el rey Felipe VI después de desbancar al conservador Mariano Rajoy a través de una moción de censura, confirmó la Casa Real española.

Será el primer presidente del Gobierno español sin escaño en el Congreso de los Diputados.

Tras una semana para el infarto en España -en la que por primera vez prosperó una iniciativa de este tipo en la historia de la democracia del país-, el líder de la oposición logró apoyo parlamentario para sacar adelante su iniciativa contra Rajoy, motivada por la sentencia judicial por un caso de corrupción que salpica al Partido Popular (PP).

La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, informó al jefe del Estado, el rey, el resultado de la votación.

El nombramiento tiene que ser publicado en el Boletín Oficial del Estado, antes de la toma de posesión, que se realizará hoy, en el Palacio de la Zarzuela mediante jura o promesa ante el rey.

Sánchez, de 46 años, se puso por primera vez al frente del Partido Socialista (PSOE) en 2014 siendo casi un desconocido.

En 2016 se negó a facilitar la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno, lo que lo llevó a dimitir como líder de la formación. Los militantes le devolvieron al cargo hace un año.

Se prevé que en los próximos días, Sánchez dé a conocer a los integrantes de su gabinete. “Soy consciente de la responsabilidad que asumo y del momento político tan complejo que vive nuestro país”, dijo.

En total, Sánchez sumó 180 votos de los 350 diputados que tiene el Congreso. Entre sus apoyos están los izquierdistas de Podemos, el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y los partidos independentistas catalanes Esquerra Republicana y Partido Demócrata Europeo Catalán.

En contra votaron el Partido Popular (PP) de Rajoy y el liberal Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera, vaticinó que habrá “una legislatura agotada” con un Gobierno “Frankenstein”.

Tras un primer mandato con mayoría absoluta y marcado por crisis económica y medidas de austeridad, y un segundo en minoría, centrado en la crisis soberanista en Cataluña, Rajoy cayó por la corrupción.

El Partido Socialista (PSOE) presentó hace una semana la moción de censura contra él a raíz de la sentencia judicial de uno de los escándalos más importantes de las últimas décadas, que condenó a ex miembros del PP a prisión y obligó a pagar al partido una multa por haber lucrado con una trama corrupta.

Al principio parecía que la moción tenía pocas posibilidades, pero con el paso de los días el PSOE fue ganando apoyos. La llave la tuvo en el último momento el PNV, que decidió votar a favor.

“Ha sido un honor haber sido presidente del Gobierno de España y dejar una España mejor de la que encontré. Ojalá mi sustituto pueda decir lo mismo en su día, se lo deseo por el bien de España”, añadió en su última intervención parlamentaria como presidente del Gobierno.

La llegada de Sánchez al poder abre un escenario nuevo en el país y plantea algunas incógnitas. Todavía se desconoce si tendrá un Gobierno íntegramente socialista (con 84 diputados) o integrará a otros partidos, como Podemos (67 diputados).

En el horizonte hay unas elecciones generales que el líder del PSOE prometió convocar, pero que todavía no tienen fecha.

Mientras la izquierda española aplaude la caída de Rajoy, los conservadores alertan que se abre una etapa de inestabilidad. El diario “El Mundo” tildó al nuevo gobierno de “temerario”, mientras que “El País” lo consideró “inviable”. (DPA-Reuters)

En Esta Nota

España Mariano Rajoy
Comentarios