Reencuentro y debut de Arbolceniza

Cachín Celiz y Vero Paz presentan por primera vez su premiado disco en la provincia donde comenzaron y de la que partieron hace dos años.

01 Jun 2018
1

EN UN LUGAR DE LA MANCHA. Cachín Céliz y Vero Paz crearon Arbolceniza cuando llegaron a España. Prensa.

ÚNICA PRESENTACIÓN

• A las 22 en el Centro Cultural Virla (25 de Mayo 265)

Hay derroteros extraños y Cachín Celiz y Vero Paz coprotagonizan uno de ellos. Los artistas emprendieron vuelo hace dos años de la provincia para cambiar de aires, recayeron en una zona rural de España (en el quijotesco paisaje de Castilla La Mancha), conformaron su dúo Arbolceniza, compusieron un disco premiado internacionalmente y reivindicaron en cuanto escenario ocuparon su identidad tucumana. Sin embargo, nunca actuaron con esta formación en su tierra natal, aunque lo hayan hecho en otras compañías musicales.

Por este motivo, esta noche en el Centro Cultural Virla, habrá un reencuentro y un debut al mismo tiempo. “Es la primera vez que vivimos algo así. Creamos el proyecto allá, lo cual fue muy fuerte en sí mismo, y traerlo acá nos genera una incertidumbre total”, sostiene Celiz. Paz lo completa: “me mueve mucho, es muy emocionante presentarlo a nuestra gente, porque nuestra raíz está aquí y lo escucharán de una forma distinta a otros lados; nuestro corazón está acá, más allá del destino que emprendamos”.

Y el proyecto mencionado es la interacción entre el folclore norteño argentino, la electrónica y el rock, plasmado en el álbum debut que lleva el nombre del dúo y que recibió el año pasado el premio de la revista Total Rock en su categoría y uno de sus temas fue incluido en el disco recopilatorio “Que canchero. New sounds from Argentina”, editado en Londres. Ahora, esta producción tiene una flamante versión extendida y con nuevos tracks. El material está subido a la plataforma gratuita de distribución de música de Lisandro Aristimuño, que elogió el trabajo del dueto, al igual que la mexicana Natalia Lafourcade.

En cada retorno, lo primero que hacen en visitar los cerros. “Desde hace mucho tiempo que tenía la idea loca de viajar y cantar para luego volver -dice Paz-, con el deseo de ver el mundo, conocer otras cosas y hacer lo que más me gusta. Regresar es compartir lo que he creado afuera, es ser profeta en mi tierra. Pero vamos a volver a volar y regresar cada tanto para reencontrarnos con los afectos más cercanos, de familia y de amigos. Junto a ellos, me entusiasma que venga a vernos gente que nunca nos escuchó antes, que conoció nuestra música y quiere estar en el recital”.

La cercanía con la platea del Virla facilitará la impronta íntima que pretenden darle a su show, en el que estarán acompañados por el baterista y percusionista Juanjo Bravo, con quien será la primera vez que compartan escenario. “Ya sé que cuando tenga que dar la primera nota no voy a mirar a nadie para no empezar a llorar y que se me quiebre la voz. Pero no quiero frenarme, porque si no me emociono no canto”, sostiene Paz.

Celiz reivindica como un objetivo de este viaje “dejarnos transformar nuevamente con los sonidos argentinos”. “Cuando llegamos a Buenos Aires, fue como recibir 220 voltios de energía creativa, con una urgencia por componer. Y en Tucumán sumamos cosas que nos dan ganas de ahondar en lo que estamos haciendo, sin saber hacia dónde nos va a llevar”, agrega.

“El disco y el show no son lo mismo -aclara el músico-, porque ha tenido una maduración desde su lanzamiento original, tiene su distancia y no son tan parecidos. El CD refleja una foto de cuando fue hecho, aislados en el invierno y en el campo. Buscamos y probamos mucho, y nos quedamos con lo emocional, con lo orgánico, sin tanta teatralidad como le impusimos en otro momento”.

“Hay mucha tracción a sangre en el vivo, el corazón te manda cuando estás frente a la gente, y en su contacto es que transmitimos lo que queremos decirle”, sostiene la cantante.

Celiz reconoce la importancia de los premios como una forma de sentir “que algo estamos haciendo bien, no modifica nuestra manera de crear, pero indica que a alguien le gustó y nos refuerza en la línea que estamos escribiendo; tiene el mismo valor que un buen abrazo”. “No se puede componer para un premio. Nuestra base de acción es lo que queremos dar y decir. El reconocimiento de una crítica hecha con sensibilidad implica que algo del mensaje caló en el otro, le tocó algo a esa persona. Y eso es lindo”, resume Paz.

Las ganas de abrir nuevamente las alas se concretarán en la brevedad. Cuando termine el show de esta noche, empezarán a armar las valijas para regresar a España, esta vez llenas de nuevas sensaciones, sonidos y cariños que terminarán abriéndose camino en el próximo disco, que ya está gestándose.


Comentarios