Correr en Perú es el objetivo del Dakar

Neme, Bollero y Guevara quieren formar parte de la caravana que recorrerá sólo un país

29 May 2018

Conocida la noticia de que el Dakar se correrá en un solo país llega la hora de dar el sí. Los protagonistas. El cambio llega tras nueve ediciones pero los pilotos saben que correr en una sóla nación que no implica sólo tipo de terreno, aunque sí un estilo marcado de geografía. Sin tener aún precisiones de las rutas, se sabe que en Perú predominará la arena del desierto. Las dunas peruanas fueron bastante hostiles en la edición pasada y muy temprano le dieron un golpe de nocaut a favoritos como el británico Sam Sunderland, en motos, y el francés, Sebastién Loeb, en autos.

Con 10 etapas, el Dakar 2019 será el más corto en 41 ediciones disputadas. Sin embargo, no por eso será el más fácil. Las inscripciones ya están abiertas y con el paso de los días la Amaury Sport Organisation (ASO) empezará a descubrir el resultado de una decisión que según Etienne Lavigne, su director, escapó de sus manos. “No podemos seguir sufriendo para formar un recorrido por las decisiones que no podemos controlar”, sostuvo el galo. Y confirmó: “hemos comenzado a trabajar desde hace varios meses para construir contactos en otros países como Argelia, Angola y Namibia”. La intención de abandonar Sudamérica está, por lo que la carrera que empezará el 6 de enero y finalizará el 17 podría ser de transición hacia otro continente.

¿Cuál fue la reacción de los tucumanos con respecto al recorrido? La lista de pilotos vinculados al Dakar incluye a Ricardo Neme, Rodolfo Bollero, los Reginato y Emmanuel Guevara. A excepción de los Reginato, el resto planea vincularse de alguna manera a la carrera de 2019.

"Seguirá siendo la más difícil"

Ricardo Neme participó por primera vez en la edición de este año. Por una lesión que sufrió su navegante, Ricardo Corvalán, cuando la Toyota SW4 cayó de punta tras pasar una duna en el desierto de Pisco, Perú, tuvo que abandonar.

No fue una sorpresa el anuncio de que se corre sólo en un país. Cambia un poco el escenario, fundamentalmente, en los factores que se relacionan con la búsqueda del apoyo. También cambia un poco en lo afectivo y emocional que no se corra en tu país por el contacto con la gente, la proximidad de la familia, pero un piloto tiene que adaptarse a las circunstancias y correr donde sea la carrera. En la edición pasada fuimos cuidadosos. Tratamos de minimizar los riesgos de rotura de la camioneta. Esa fue la estrategia porque nuestro objetivo era llegar. Tenemos que ponerle más énfasis a una situación: llegar a todas las etapas lo más temprano posible por el desgaste físico. Si queremos hacer una carrera más inteligente deberíamos tratar de llegar todos los días antes al vivac. Esa es la variable a modificar. Con respecto a la posibilidad de reengancharse (NdR.: las máquinas que abandonen en la primera semana podrán seguir luego del día de descanso en una clasificación aparte) son cambios en post de facilitar la continuidad en la carrera. Es un esfuerzo muy grande el que se hace para correr y a veces, por una circunstancia fortuita, uno tiene que abandonar. Si hay cambios que favorecen a la continuidad, bienvenidos sean, pero si no se producen, tampoco renegaría. Aunque el próximo Dakar tenga unos días menos de carrera; permita reenganche y se re corra sólo en un país seguirá siendo la carrera más difícil del mundo”.

Menos entusiasmo

Entre los tucumanos que participaron Rodolfo Bollero fue el único que llegó a la meta: lo hizo en moto en 2010 en el puesto 31. Al año siguiente volvió a competir en dos ruedas y en 2012, en un UTV. En ambas abandonó. La última vez, la de 2013, también completó la prueba en el puesto 59 piloteando una moto. En una Toyota SW4 planea encarar la carrera junto a su hijo Nicolás.

“La intención está y la camioneta también. Eso es un gran paso. Ahora hay que ver si realmente nos sirve ir a correr a Perú. Los europeos se ven beneficiados porque les traen los vehículos. Nosotros tenemos 3.000 kilómetros para ir y otros 3.000 para volver y no nos reconocen nada. Si eso se modificara para los pilotos argentinos sería mucho más viable. Al no participar Chile ni Argentina se ha perdido un poco la motivación para correr. Además, ahora que no se corre en el país, no sé si los sponsors van a querer darte una mano. Hay que esperar a ver cómo serán las rutas, pero desde ya creo que la carrera ha perdido mucho entusiasmo”.

Comentarios