Raphael comenzará esta noche en Tucumán una nueva gira por la Argentina

Celebrará su medio siglo de vínculo con el país. El cantante romántico repasará los clásicos de su carrera y sumará algunos tangos y temas nuevos. “Loco por cantar” convocará a sus fieles seguidores de toda la vida y a las nuevas generaciones de admiradores de su estilo.

29 May 2018
1

ÚNICA FUNCIÓN

• Hoy desde las 22 en el Microestadio del club Central Córdoba (Bolívar y avenida Alem).

Hubo que inventarle un reconocimiento especial, porque su trayectoria rompió todos los moldes. En 1982 recibió el Disco de Uranio por haber vendido más de 50 millones de álbumes durante su carrera musical. En ese momento, antes de la explosión tecnológica que llevó al CD y cuando las redes sociales eran una teoría, se dejó de contar. Nadie sabe actualmente de qué material debería ser el nuevo premio.

Raphael no se preocupa por ello. Disfruta de su vigencia y sabe que es uno de los pocos privilegiados que ha podido cumplir en primera línea más de medio siglo de carrera en el desafiante mundo de la música, que es lo único que sabe hacer en serio. Quizás por ello llama a su nueva gira internacional “Loco por cantar”, que abrirá en la Argentina esta noche sobre el escenario del club Central Córdoba, en su escala tucumana.

Grande entre los grandes del romanticismo latino, Miguel Rafael Martos Sánchez (como fue bautizado) convoca a su público local con una frase que tiene una doble interpretación posible: “no faltéis a mi show, que paso lista”, le dijo desde España a LA GACETA. Por un lado puede entenderse como que controlará que estén presentes todos sus fieles de años, fanáticos comprometidos con su forma de interpretar; por el otro, que recorrerá con su cuidada voz la nómina de canciones infaltables en tantos años sobre el escenario. Así, se espera “Yo no tengo a nadie”, “Poco a poco”, “Digan lo que digan”, ”La llorona”, “Cierro mis ojos”, “Yo soy aquel”, “Escándalo” y “Como yo te amo”, entre otros himnos populares que evocan la patria musical común de todos los amantes de los sonidos. Y también habrá tangos, como regalo especial.

- Ha estado muchas veces en la provincia. ¿Qué le genera venir a Tucumán, su reencuentro con el público local?

- Tengo unos recuerdos maravillosos de Tucumán, así que estoy ansioso de que llegue el día de estar allí.

- ¿Qué ha conocido de la tierra de Mercedes Sosa en sus viajes?

- Tengo muchos recuerdos del público, y también de Mercedes porque para mí fue como una hermana. Fue maravillosa conmigo siempre. Me acuerdo de una anécdota muy graciosa que me pasó allí, en Tucumán. Fui a cantar al aire libre; entonces ella, sabiendo que en esos días hacía frío, mandó a poner unas 20 estufas a mi alrededor, para que pudiera cantar cómodo. Adorable.

- Más allá de los años que lleva cantando, es un referente e incluso un ícono para las nuevas generaciones, los millenials. ¿Qué le genera que personas de 20 años lo escuchen?

- Aquí en España, y en muchos países, se ha producido una revolución maravillosa que hace que el 50% del público que va a mis conciertos sea muy joven. Esto para mí ha sido una inyección maravillosa, y soy feliz de que esté pasando.

- ¿A qué atribuye que los jóvenes lo sigan tanto?

- Creo que es porque sus padres me recomiendan. Pero ellos se enfadan mucho cuando les digo esto, y replican: no, yo voy porque me gusta.

- En más de 60 años de carrera ha cambiado mucho la forma en que se escucha y se difunde música. Tenemos dispositivos y espacios, como Spotify o Youtube... ¿Cómo se va adaptando a estas formas alguien que ha vendido millones de discos?

- La música tiene muchos caminos. Hoy ya no hay discos; la gente prefiere escuchar por otras vías, como las plataformas. Y siempre digo que en las plataformas que haya, ahí estaré.

- Eso implica mucho trabajo; ir renovándose, incluso para encarar giras tan largas como la actual. ¿Cómo se prepara?

- Estoy siempre preparado, porque vivo en gira. Vengo de España, de México, de EEUU. Ahora me toca la Argentina, y luego Chile y Colombia. Y después regreso a España a grabar mi próximo disco.

- Tiene un gran desgaste físico.

- Sí, pero estoy preparado.

- ¿Cómo va a ser el show en Central Córdoba?

- Va a haber de todo. Temas nuevos y muchos clásicos, y los que llamo las joyas de la corona, temas que son inmortales, que no puedo dejar de interpretar porque el público quiere que los cante. Pero va a haber hasta tangos. A mí me excitan los tangos, y no los canto nada mal. Quiero hacer un homenaje a la Argentina cantando ahí, donde más llega. Voy a cantar tres o cuatro tangos.

- ¿En quién se ve reflejado?

- Nunca me he reflejado en nadie, porque siempre he pretendido ser yo. Cuando la gente me pide un consejo al respecto, respondo lo mismo: sé tú mismo, no copies a nadie. Y es lo que he hecho toda mi vida.

- ¿Cree que hay algún músico que tome su legado, que siga su camino?

- Hay gente influenciada por mí, por supuesto, pero creo que no deben fijarse en nadie, exponer sólo lo que a uno le gusta, porque si no nunca tendremos cosas nuevas. Los músicos nuevos deben imponerse.

- ¿Qué opina de los géneros nuevos como el reguetón?

- A la música que está saliendo ahora creo que hay que darle un tiempo para que el público la digiera y dé su veredicto si le gusta o no, porque a lo mejor dentro de unos años ya no gusta y la dejan a un lado. Lamentablemente hay mucha música pasajera. En todas las épocas siempre ha habido toda clase de músicas. En esta también. Quiero decir que siempre ha habido música regular, mala, buena y buenísima. Hay que aprender de las cosas buenas y olvidarse de las malas, ¿no?

- Parece que hay cada vez menos artistas que canten las canciones de amor...

- Siempre hay que cantarle al amor, eso es lo bonito, y siempre hay otras palabras. Por eso yo estoy grabando con mucha gente joven. Tengo en vista un disco de compositores latinoamericanos que me van a escribir canciones de amor tal y como se lo entiende hoy en día, con las palabras que se usan ahora. Son autores conocidos pero todavía no puedo adelantar sus nombres.

pedidos y cuidados
té de manzanilla y gaseosas al natural
La nueva gira de Raphael por la Argentina comenzará en Tucumán, con un show donde repasará toda su trayectoria artística. La exigencia física lo lleva a extremar cuidados a sus 75 años recién cumplidos (los festejó el 5 de este mes, en Madrid y junto a su esposa desde hace 46 años, Natalia Figueroa), y más luego del trasplante de hígado al que debió someterse en 2003 para salvar su vida, luego de haber tenido serios problemas con el alcohol, según confesó entonces. Por eso, su alimentación está muy cuidada. Para preservar su voz, pide que estén a su alcance en bebidas té de manzanilla y Coca Cola light natural, ya que nunca toma nada frío. En el camarín además habrá frutas y chocolate negro puro. Su banda está integrada por Josemi Sánchez, Carlos Sánchez, Katumba, Ezequiel Navas y Javier Poncela, mientras que el maestro de la banda y ejecutante del piano es Juan Pietranera, músico argentino, nacido en Buenos Aires.
Huésped de honor
distinción en la capital federal
“Me considero un argentino más. Gracias por el interés que le ponen a mi vida y a mi trabajo, y por seguirme en cada paso que doy”. Con esta frase, Raphael agradeció ayer haber sido nombrado Huésped de Honor por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, durante un acto celebrado en el salón San Martín del edificio parlamentario porteño. La iniciativa para otorgarle la distinción fue impulsada por los legisladores del oficialismo del bloque Vamos Juntos (integrante de Cambiemos) Omar Abboud, Agustín Forchieri y Francisco Quintana. Su vínculo con la Argentina cumple exactamente 50 años: debutó en el país en la pantalla chica, en el programa “Sábados circulares” que conducía Pipo Mancera. Desde entonces ha sido un visitante constante que ha recorrido prácticamente todas las provincias en sus viajes. Luego de Tucumán estará en el Luna Park de la Capital Federal, en Córdoba y en Rosario.

> Pedidos y cuidados
Té de manzanilla y gaseosas al natural

La nueva gira de Raphael por la Argentina comenzará en Tucumán, con un show donde repasará toda su trayectoria artística. La exigencia física lo lleva a extremar cuidados a sus 75 años recién cumplidos (los festejó el 5 de este mes, en Madrid y junto a su esposa desde hace 46 años, Natalia Figueroa), y más luego del trasplante de hígado al que debió someterse en 2003 para salvar su vida, luego de haber tenido serios problemas con el alcohol, según confesó entonces. Por eso, su alimentación está muy cuidada. Para preservar su voz, pide que estén a su alcance en bebidas té de manzanilla y Coca Cola light natural, ya que nunca toma nada frío. En el camarín además habrá frutas y chocolate negro puro. Su banda está integrada por Josemi Sánchez, Carlos Sánchez, Katumba, Ezequiel Navas y Javier Poncela, mientras que el maestro de la banda y ejecutante del piano es Juan Pietranera, músico argentino, nacido en Buenos Aires.

> Huésped de Honor
Distinción en la Capital Federal

“Me considero un argentino más. Gracias por el interés que le ponen a mi vida y a mi trabajo, y por seguirme en cada paso que doy”. Con esta frase, Raphael agradeció ayer haber sido nombrado Huésped de Honor por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, durante un acto celebrado en el salón San Martín del edificio parlamentario porteño. La iniciativa para otorgarle la distinción fue impulsada por los legisladores del oficialismo del bloque Vamos Juntos (integrante de Cambiemos) Omar Abboud, Agustín Forchieri y Francisco Quintana. Su vínculo con la Argentina cumple exactamente 50 años: debutó en el país en la pantalla chica, en el programa “Sábados circulares” que conducía Pipo Mancera. Desde entonces ha sido un visitante constante que ha recorrido prácticamente todas las provincias en sus viajes. Luego de Tucumán estará en el Luna Park de la Capital Federal, en Córdoba y en Rosario.


Comentarios