Cuba, de luto tras la mayor tragedia aérea

1

EN EL SANATORIO. Personal médico trata a uno de los sobrevivientes. Reuters

Testigos aseguran que el avión se incendió antes de estrellarse Tres mujeres sobrevivieron, pero se encuentran en estado crítico. Buscan indicios para determinar qué pasó

20 May 2018

LA HABANA.- Banderas cubanas ondeaban ayer a media asta en el primero de dos días de luto, mientras las autoridades trabajaban para identificar los cadáveres de las más de 100 personas que fallecieron cuando un Boeing 737 se estrelló poco después de despegar de La Habana. Acongojados familiares de las víctimas, entre ellos dos argentinos, la mayoría de las cuales son cubanas, lloraban y se abrazaban fuera del sanatorio donde se trabajaba para identificar los cuerpos de los pasajeros fallecidos el viernes.

Tres mujeres que viajaban en el avión siguen con vida, pero en estado crítico como consecuencia del peor desastre aéreo en casi tres décadas en la isla. Todas sufrieron quemaduras en gran parte de sus cuerpos y traumas craneales, dijo Carlos Martínez, director del Hospital Calixto García de La Habana, donde están en cuidados intensivos. El avión de pasajeros transportaba 105 pasajeros, además de tripulantes, en un vuelo entre La Habana y la ciudad oriental de Holguín, a unos 700 kilómetros al este de la capital cubana.

Investigadores cubanos trabajan en el lugar donde cayó el avión, una zona agrícola a unos 20 kilómetros al sur de La Habana, buscando entre los restos quemados algunas evidencias para aclarar las causas del suceso, dijeron funcionarios cubanos.

“Esto ha sido una muerte inesperada. Era una persona muy fuerte y no merecía morir así”, dijo Katherine Lucía Martínez, de 18 años, nieta de Luz Marina Martínez, de 60 años, quien falleció el viernes. Lucía Martínez, una estudiante de medicina, estaba esperando junto a otros familiares de los fallecidos en un hotel en el barrio de Nuevo Vedado, en La Habana.

Algunos testigos cerca del lugar observaron el avión en llamas antes de destrozarse en el terreno. “El avión estaba en candela, se volteó y cayó el picada”, dijo Marino Pérez Alvaredo, un agricultor del barrio Boyeros. El avión Boeing 737-201 de 1979 fue rentado por la empresa Cubana de Aviación a un pequeña compañía mexicana llamada Damojh.

La tragedia es la mayor desde el 3 de septiembre de 1989 cuando 126 personas fallecieron por la caída de una nave Ilyushin-62M de fabricación rusa cerca de La Habana. (Reuters)

En Esta Nota

Cuba
Comentarios